El sureste de Turquía fue sacudido esta madrugada por un terremoto de 5,5 grados en la escala de Richter, sin que se registraran víctimas, aunque sí daños materiales, informó la cadena de noticias CNNTürk.

El epicentro del seísmo estuvo cerca del poblado de Silopi, en la provincia de Sirnak, fronteriza con Irak.

El Gobernador de Sirnak, Vahdettin Ozkan, dijo en unas declaraciones a esa cadena de televisión que no hubo víctimas, aunque en Silopi se derrumbó la cúpula de una mezquita.

"Por ahora no sabemos nada de víctimas en otras localidades", dijo el gobernador 30 minutos después del terremoto, que sucedió a las 08.52 hora local (05.32 GMT).

Un reportero de la agencia privada de noticias Dogan, que se desplazó al hospital público de Sirnak, dijo que en el camino vio varios edificios dañados.

"Hay un gran pánico. Todo el mundo está corriendo a las clínicas. En Sirnak nunca se había sentido un terremoto como este", afirmó.