El Salvador y Taiwán firmaron hoy un convenio por 2,5 millones de dólares donados por el país asiático para la rehabilitación y reinserción de reclusos salvadoreños.

El convenio fue firmado por el canciller salvadoreño, Hugo Martínez, y el embajador de Taiwán en El Salvador, Jaime Chen, en el marco de la inauguración de la Granja Penitenciaria de Santa Ana, 66 kilómetros al noroeste de San Salvador.

El presidente salvadoreño, Mauricio Funes, y su ministro de Justicia y Seguridad Pública, David Munguía Payés, fueron testigos de honor de la firma.

Taiwán entregó hoy mismo un primer desembolso, por 1,25 millones de dólares, dijo a Efe una fuente de la Cancillería salvadoreña.

"A través de esta entrega de fondos Taiwán pretende ayudar a crear un sistema penitenciario moderno, seguro", promoviendo "la reinserción de estos (reclusos) en la vida productiva del país, luego del cumplimiento de la pena", dijo Chen.

"Taiwán reafirma su compromiso de colaborar con El Salvador en su tarea de combate a la delincuencia y acompañarlo en su camino hacia el desarrollo y progreso", añadió.

La granja de reinserción de Santa Ana es la segunda que el Gobierno salvadoreño inaugura en lo que va del año, pues el 1 febrero pasado abrió la de Izalco, 65 kilómetros al oeste de San Salvador, que alberga a mujeres.

Los 2,5 millones de dólares serán destinados para "ejecutar labores de ampliación y readecuación de la infraestructura" de las dos granjas penitenciarias de rehabilitación y reinserción, dijo Funes, durante su intervención.

También servirán "para equiparlas con los implementos tecnológicos y administrativos necesarios para que estas funcionen de manera óptima", detalló.

El mandatario, que agradeció la ayuda taiwanesa, también señaló que la granja de Santa Ana ya cuenta con maquinaria donada por Taiwán.

La granja penitenciaria inaugurada hoy alberga en principio a unos 100 internos en fases de confianza y semilibertad, indicó el Ministerio de Justicia a través de un comunicado.

Agregó que de manera gradual se irán incorporando nuevos reos hasta llegar a unos 3.500.

La granja cuenta con 50 manzanas (35 hectáreas) de terreno, en el cual los reclusos por ahora realizan tareas de adecuación del inmueble y actividades agrícolas, detalló Funes.

Posteriormente se dedicarán a la producción de prendas de vestir e implementos deportivos, así como a la preparación de alimentos, agregó.

Al recinto han sido trasladados reclusos de las cárceles de Mariona (San Salvador), Apanteos, Occidental y Metapán, éstas tres del departamento de Santa Ana.

La Granja Penitenciaria de Izalco cuenta en estos momentos con 100 reclusas, aunque gradualmente pretende albergar a unas 1.000 mujeres.

Funes destacó que las granjas "son una respuesta que da el Gobierno al saturado sistema penitenciario", ya que actualmente alberga 25.736 presos, cuando su capacidad real es de 8.300 internos, según datos oficiales.