El primer ministro David Cameron dijo que hay que mejorar las regulaciones de la prensa en Gran Bretaña, al declarar el jueves sobre su relación con el magnate de los medios de comunicación Rupert Murdoch, durante una investigación oficial sobre ética.

La pesquisa, encabezada por un juez, fue establecida poco después de revelaciones de espionaje telefónico por un tabloide de Murdoch, News of the World. El escándalo ha sacudido la sociedad británica y motivado interrogantes de si altos políticos ayudaron a proteger a Murdoch.

Las relaciones con el imperio de Murdoch han sido problemáticas para Cameron.

El primer ministro ha enfrentado críticas por la forma en que su gobierno manejó las ofertas de Murdoch para asumir control pleno de British Sky Broadcasting. Sus lazos con Murdoch han sido cuestionados además porque el premier contrató al ex director del News of the World como su jefe de comunicaciones.

Coulson ha sido acusado ahora en el escándalo de espionaje telefónico.