La compañía finlandesa de telefonía móvil suprimirá hasta finales de 2013 unos 10.000 puestos de trabajo de su plantilla en todo el mundo, indicaron hoy fuentes de la empresa, con sede en Espoo (Finlandia).

Nokia, con una plantilla mundial de 130.000 empleados, corrigió asimismo a la baja sus pronósticos para el segundo trimestre del año.