El presidente francés, François Hollande, llega hoy a Roma para entrevistarse con el primer ministro italiano, Mario Monti, en una reunión que sirve de aperitivo a la cumbre del día 22, que ambos mantendrán con la canciller alemana, Angela Merkel, y el jefe del Ejecutivo español, Mariano Rajoy.

Aunque se ha definido como una visita oficial del recién elegido presidente francés, al afirmar que se enmarca en "las relaciones de intensa amistad y cercanía" entre ambos países, según el Gobierno italiano, el asunto de la crisis de la zona euro será el principal tema de conversación, señala la prensa.

Hollande también prevé reunirse con el presidente de la República, Giorgio Napolitano, quien le ofrecerá una cena en su honor en el palacio del Quirinal.

La reunión se celebra en un momento delicado para Italia, después de que la ayuda europea acordada el pasado sábado para la banca española, haya situado a las finanzas italianas de nuevo en el punto de mira de los mercados, y en un momento de incertidumbre para el futuro de la zona euro ante los comicios griegos del próximo domingo.

Por ello, los medios de comunicación italianos señalan que en la reunión, Monti intentará sellar un pacto con Hollande para convencer a la canciller alemana de la necesidad de acelerar la introducción de los eurobonos.

Monti afirmó en una comparecencia ayer ante el Parlamento que si el Consejo Europeo del próximo día 28 aprueba un paquete creíble de medidas para el crecimiento, "entonces la prima de riesgo italiana disminuirá".

Precisamente, tras su llegada al Eliseo, Hollande defendió en la cumbre de líderes europeos del pasado 23 de mayo esa idea de mutualización de la deuda como bandera de su mensaje en favor del crecimiento.

Una propuesta que, en cambio, despierta el rechazo de Merkel, quien ha recordado que "los tratados de la UE prohíben que se garantice mutuamente la deuda de otros estados",

Sin embargo, Italia, Francia y España podrían presentar una "plataforma común", añade la prensa italiana, el 22 de junio para presionar a Merkel de cara a la cumbre europea del 28 y 29 en Bruselas.