La canciller alemana, Angela Merkel, insistió hoy en que las ayudas que solicitará España para la recapitalización de su banca comportan una "condicionalidad" para el sector, y justificó su necesidad en la "burbuja financiera" derivada de comportamientos "irresponsables".

Ha sido "absolutamente correcta" la decisión del Gobierno español de Mariano Rajoy de recurrir a esa ayuda, indicó la canciller, en una declaración ante el Bundestag (Parlamento federal), ante la próxima cumbre del G20 en México.

España puede contar "con la solidaridad" de Alemania y de Europa, afirmó Merkel, para quien la crisis de la deuda en la zona euro será tema prioritario en la cita del grupo de los Veinte, los días 18 y 19 de junio en Los Cabos (México).

La canciller ratificó, asimismo, su rechazo a la emisión de los eurobonos, por considerar que una colectivización de la deuda sería "absolutamente contraproducente".

"No hay que optar siempre por la fórmula que parece más rápida, sino por la mejor", dijo la canciller, para llamar a continuación a "no sobrevalorar las fuerzas de Alemania".

"Alemania está ahí, es el motor económico y responderá en favor del bienestar común de todos, al servicio de todos", enfatizó Merkel, pero sus capacidades de actuación "no son ilimitadas".

La Unión Europea (UE) debe avanzar "paso a paso" hacia la unión política, afirmó la canciller, para lo que las oportunas medidas de acción inmediata para hacer frente a la crisis de la deuda deben ir acompañadas de otras a medio plazo.

Con la vista puesta en la cumbre del G20 en México, Merkel llamó asimismo a poner fin al "proteccionismo obstaculizador del crecimiento económico", y advirtió contra los "crecientes obstáculos" al comercio mundial derivados de la "explotación de los mercados nacionales".