La Conferencia de la ONU sobre Desarrollo Sostenible Río+20 contará con decenas de actos paralelos organizados por movimientos civiles, empresas y grupos ecologistas que pondrán el acento en lo social y en el medio ambiente.

La Cumbre de los Pueblos, organizada por decenas de movimientos sociales internacionales y brasileños, es el principal evento alternativo y el que está dotado de un espíritu más crítico con el tono de las discusiones de los jefes de Estado, que se reúnen los días 20, 21 y 22 de junio.

Esta cumbre alternativa que va a reunir a unas 20.000 personas entre los días 15 y 22, contará con asambleas populares, manifestaciones y numerosas actividades culturales organizadas en el céntrico Aterro do Flamengo, según sus organizadores.

El objetivo principal de la Cumbre de los Pueblos es denunciar "las causas estructurales" de las crisis económica y ambiental, poner en evidencia las "falsas soluciones" propuestas por los Gobiernos y plantear "nuevos paradigmas" de desarrollo sostenible.

Al igual que ocurrió en la Cumbre de la Tierra de 1992, también van a estar representados los pueblos nativos de América y de África, que han congregado a cerca de 1.200 representantes en una aldea multiétnica levantada en una área boscosa a unos cinco kilómetros de la sede de la Río+20.

Los indios pretenden presentar su visión del desarrollo sostenible a los líderes mundiales en un documento que será entregado durante las jornadas de diálogo organizadas entre las autoridades y los representantes de la sociedad civil, que se realizarán del 16 al 19 de este mes.

En esas jornadas, diez mesas redondas recogerán las propuestas elaboradas en los eventos paralelos y también las que han sido vertidas por miles de ciudadanos de todo el planeta en una web creada por la ONU.

Una de las novedades con respecto a 1992 es que el mundo empresarial también se ha sumado al evento con un foro de debates, en el que, desde el inicio de esta semana, están participando altos representantes de multinacionales y personalidades como el Nobel de Economía Joseph Stiglitz.

En el seno de estas conferencias se va a realizar el próximo lunes un encuentro de alcaldes de todo el mundo para discutir la aplicación de políticas municipales de conservación del medio ambiente, en el que van a estar representadas 26 ciudades, entre ellas Bogotá, Buenos Aires, Sevilla (España), Colonia (Alemania), Dakar o Río.

El cambio climático centrará un experimento encabezado por un grupo de científicos y académicos, que se van a poner en la piel de los gobernantes para simular una negociación internacional cuyo objetivo es lograr un acuerdo "realista" que sirva para evitar el calentamiento global, según sus organizadores.

El acuerdo ficticio será presentado en la Río+20 y también en la Cumbre de las Naciones Unidas Sobre Cambio Climático (COP18) de Doha, el próximo diciembre, para intentar demostrar a los líderes mundiales que sí es posible llegar a un consenso para reducir las emisiones de dióxido de carbono.

La Río+20 también alberga actos culturales, incluyendo conciertos, exposiciones fotográficas y una curiosa muestra audiovisual y sensorial llamada "Brasil Cerrado", que va a presentar la rica fauna y flora de la sabana que cubre la región central del país anfitrión de la cumbre.

La exposición, creada por el artista plástico brasileño Siron Franco e ideada por el Gobierno, ocupa 600 metros cuadrados en el Museo de Arte Moderno (MAM), vecino a las instalaciones donde se organiza la Cumbre de los Pueblos.