La emoción domina la danza de los gemelos Lombard

Published June 14, 2012

| Fox News Latino

Martín y Facundo Lombard viven como bailan… y bailan como viven. No hay reglas. No hay una dirección clara. Los guía la emoción.

No por nada estos gemelos argentinos de 34 años decidieron espontáneamente —con 21 años y solo 400 dólares en el bolsillo— mudarse a los Estados Unidos.

“Para nosotros fue una gran aventura”, dijo Martín.

Guiados por su amor al arte, particularmente el baile, los gemelos Lombard han logrado definir su propio género artístico, al que definen como ‘libre expresión’, más una ideología de la danza que un estilo propiamente dicho.  

"Se trata solamente de expresar los sentimientos reales a través de los movimientos, sin estilo, sin reglas", dijo Martín. "Se puede aplicar a cualquier forma de arte... es ver todo desde una perspectiva emocional en vez de técnica".

Tras inesperados encuentros con las leyendas de la música James Brown y Michael Jackson, después de haberse “colado” en docenas de audiciones en todo el país y de pasar por una pesadilla inmigratoria, los gemelos han logrado su objetivo.  

Desde películas como Step Up 3D y Men in Black 3, hasta presentaciones con Whitney Houston y George Michael, sin olvidar modelar para Versace en Vogue, dirigir y protagonizar su propio cortometraje titulado Free Expression (Libre expresión), Martín y Facundo han recorrido un largo camino desde las barriadas de Buenos Aires.

La vida en Argentina

Con solo 10 años de edad, criados por su madre sola, los hermanos probaron trabajar en parques de diversiones, como mecánicos de automóviles y haciendo reparto de vinos a tiendas de comestibles: cualquier cosa que pudieran hacer para ayudar.
“Éramos una familia de muy bajos ingresos, y a alrededor de los 7 años descubrimos a Michael Jackson por televisión y nos gustó y comenzamos a copiar sus movimientos”, dijo Facundo.

Con solamente 13 años, los hermanos Lombard abandonaron la escuela, pero tan solo un mes después tomaron las cosas en sus propias manos al presentarse de improviso en una audición para el programa argentino para adolescentes “Rítmica de la Noche”.

Los gemelos fueron aceptados y después de dos años se habían convertido en ídolos juveniles.

“No había bailarines en la Argentina en 1991, y éramos los únicos chicos que bailaban allá”, dijo Martín. “Después de eso decidimos ser bailarines”.

Pero igual no fue suficiente para ellos.

A Martín y Facundo les había picado el bichito creativo, a medida que crecía su deseo de actuar, bailar y escribir. Se reunían con amigos en tiendas de video, donde alquilaban películas y miraban una y otra vez a leyendas de la música como Janet y Michael Jackson, y el director de cine Robert Rodríguez.

Encuentros con leyendas

Insatisfechos con la escena artística argentina, los hermanos Lombard se fueron a vivir, a la edad de 21 años, a Spanish Harlem en la ciudad de Nueva York para comenzar allí su carrera artística como inmigrantes indocumentados.

Martín y Facundo vivieron con 15 dólares para sus gastos semanales durante un año.

“Solamente comíamos cosas que cocinábamos en casa”, dijo Martín. “Nos hacíamos sándwiches de arroz, ketchup, huevos… creábamos nuestro propio menú”.

Los gemelos se llenaban la mochila con comida y caminaban por la ciudad, evitando el transporte público y aceptando cualquier trabajito que encontraban, incluso lavar ventanas en un estudio de baile.

“Cuando uno viene de un país como Argentina y no tiene nada… estábamos acostumbrados a vivir así”, explicó.

Pero fue un improbable encuentro a los 20 años con James Brown en un recital íntimo en Argentina lo que comenzó a cambiar las cosas para siempre. Conmovidos por la música, los hermanos le rogaron a Brown que les permitiera bailar con él en el escenario.

Brown aceptó, y le encantó cada movimiento.  Asombrado por su talento, Brown bautizó a los gemelos “Los chicos Soul” y, a pedido del cantante, actuaron en sus conciertos hasta que este falleció en 2006.

Pero igual los gemelos señalan su encuentro fortuito con Michael Jackson, meses después de llegar a Estados Unidos, como el momento decisivo para ellos.

Caminando por la calle de regreso de una clase de zapateo americano, se toparon con él en el medio de Nueva York.  Lo siguieron y bailaron espontáneamente para el Rey del Pop, su ídolo.

"[Jackson] bajó la ventanilla y dijo 'Bailan con movimientos muy limpios, deben de practicar mucho'", cuentan los hermanos.

Ese momento justificó todo el arduo trabajo y los riesgos que habían corrido al venir a los Estados Unidos. Fue el momento más importante de su vida.

"Me hizo creer que si uno tiene un sueño y lo persigue… se puede hacer realidad”, explicó Martín.

Unos meses después de ese encuentro su vida cambió… las cosas empezaron a salir bien.

Dificultades inmigratorias

Pero al aumentar los trabajitos de modelaje, actuación y baile, la realidad de vivir de manera ilegal en los Estados Unidos se volvió demasiado.

Un viaje de negocios planeado a Londres pronto se transformó en una pesadilla cuando fueron devueltos por la fuerza a los Estados Unidos debido a su situación inmigratoria poco clara.  Ocho meses después, les denegaron el pedido de visas de artista y tuvieron que regresar a la Argentina donde pasaron los 5 años siguientes, desde 2001 hasta 2006.

"Pensamos que nuestros sueños se habían acabado", dijo Facundo, que se había sentido enojado y desolado por la decisión. "Estaba enojado conmigo mismo y con mi país [Argentina]".

Los gemelos se inspiraron para escribir una obra teatral llamada "Soñadores" sobre su experiencia en la ciudad de Nueva York. Viajaron por Europa presentando su obra en la que bailaban, actuaban, tocaban el piano e interpretaban su propia música.  

Finalmente tuvieron otro encuentro al azar, esta vez con el embajador de Estados Unidos en Argentina, Lino Gutiérrez, en un cóctel, donde le entregaron al embajador un DVD de su trabajo.

Inspirado por lo que vio en el DVD, Gutiérrez se reunió con los hermanos y los ayudó a volver a los Estados Unidos.

Martín y Facundo no creen en la suerte: creen que su éxito es el resultado directo de hacer lo que aman.

"Mantener el sueño vivo y perseguirlo, sin importar cuánto tiempo lleve, es la única manera de hacerlo realidad", dijeron al unísono y abrazados. "Estoy aquí —estamos aquí— viviendo nuestro sueño juntos todos los días".

Síguenos en twitter.com/foxnewslatino
Agréganos en facebook.com/foxnewslatino

URL

http://latino.foxnews.com/latino/espanol/2012/06/14/la-emocion-domina-la-danza-de-los-gemelos-lombard/