La Bolsa de Atenas cerró hoy con una espectacular subida de un 10,12 %, que los analistas atribuyen al convencimiento entre los inversores de que los conservadores ganarán las elecciones del próximo domingo.

A pesar de que hoy se conocieron las cifras del desempleo del primer trimestre del año, con un récord histórico del 22,6 %, y de que la retirada masiva de depósitos bancarios es continua desde hace un mes, el índice general de la bolsa ATHEX avanzó un 10,12 % respecto a la jornada anterior mientras que el índice bancario se incrementó en más de un 26 %.

La página web especializada Capital.gr considera esta subida como fruto del "optimismo moderado" respecto a que, tras las elecciones del domingo, se forme "un gobierno pro-memorándum", en referencia al acuerdo de rescate de 130.000 millones de euros concedido a Grecia por la UE y el FMI a cambio de severas medidas de austeridad.

Según el politólogo griego Dimitris Pantulis, de la Universidad británica de Bath, esto se debe a la esperanza de los mercados en que el domingo se alcen con la victoria los conservadores de Nueva Democracia (ND), liderados por Andonis Samarás.

"Hay dos explicaciones: o bien los capitales están seguros de la victoria de Samarás, o bien quieren presentar con euforia algo que no es verdad para que la gente piense que con Samarás los mercados están contentos", afirmó en declaraciones a Efe.

Con todo, advirtió de que actualmente la Bolsa de Atenas -tras bajadas sostenidas en lo que va de año- está a unos niveles tan bajos que "puede ser manipulada con poco dinero".

Las encuestas secretas de los principales partidos -al no poder publicarse en Grecia sondeos en las dos semanas previas a comicios- indican que los conservadores y sus principales rivales, los izquierdistas de Syriza, contrarios a aplicar las medidas de austeridad exigidas por Bruselas, se mantienen cercanos en intención de voto.

Las encuestas hechas para Syriza, que son las que más se acercaron al resultado de los comicios de mayo, dan a los izquierdistas un resultado entre el 32 y el 34 % con entre un punto y tres por encima de Nueva Democracia.

En cambio, las de los conservadores les presentan a ellos como vencedores con dos puntos porcentuales por encima de Syriza.