El presidente de Afganistán, Hamid Karzai, inauguró hoy una nueva ronda de conversaciones internacionales en una conferencia de un día celebrada en Kabul con representantes de una cuarentena de países y organismos internacionales.

"En Afganistán se necesita la cooperación de todos los países de la región, los vecinos y nuestros aliados de la OTAN y su misión en el país, la ISAF, para traer estabilidad a nuestro país y aliviar el terrorismo y la violencia", afirmó el presidente afgano.

La conferencia, denominada "Corazón de Asia", tiene lugar seis meses después de la reunión de Estambul, donde la comunidad internacional ya debatió el futuro que aguarda al país tras 2014, fecha de la prevista retirada de las últimas tropas de la OTAN.

En el encuentro están presentes representantes de 30 países, entre ellos Estados Unidos, China, Rusia, la India, Irán, Pakistán y los principales europeos, así como doce organismos internacionales, como la OTAN, la Unión Europea o la ONU.

Los participantes, según la agenda oficial, discutirán la estrategia regional para fortalecer la lucha contra el terrorismo y el tráfico de drogas, y mejorar las relaciones comerciales entre los países de la zona.

"Afganistán desea y cree ver señales de un ambiente más cooperativo en la región", añadió Karzai.

En Afganistán continúa activo el movimiento insurgente talibán, presente sobre todo en el este y sur del país, y en lucha por derrocar al Gobierno de Karzai y lograr la salida inmediata de las tropas extranjeras desplegadas en el territorio.

Karzai ha responsabilizado repetidamente a Pakistán de la violencia que sufre el país, sobre todo por la sospechada presencia de los principales líderes insurgentes en las zonas tribales paquistaníes que limitan con el territorio afgano. EFE