Un juez paraguayo rechazó hoy el pedido de libertad condicional solicitado por uno de los autores confesos del asesinato del vicepresidente Luis María Argaña, perpetrado el 23 de marzo de 1999.

El juez penal, Isacio Cuevas, rechazó ese pedido tramitado por Pablo Vera Esteche, condenado el 24 de octubre de 2000 a veinte años de cárcel luego de haber confesado que participó en el atentado que se cobró la vida del entonces segundo del Ejecutivo.

Vera Esteche, recluido en sede de la Agrupación Especializada de la Policía, en Asunción, alegó en su solicitud de libertad condicional, presentada el pasado 3 de enero, que ya ha cumplido la mayor parte de su condena.

Entretanto, Cuevas argumentó que rechazó la solicitud atendiendo a que el condenado cometió un hecho muy grave que en su momento causó conmoción a la ciudadanía paraguaya, informaron a periodistas fuentes del Poder Judicial.

El juez también consideró que el autor confeso debe proseguir con los tratamientos sicológicos para su reinserción en la sociedad.

Vera Esteche confesó que formó parte del grupo de sicarios que tirotearon la camioneta todoterreno en la que viajaba Argaña, en una concurrida calle de Asunción.

Por ese hecho también fueron condenados a 25 años de prisión, la máxima pena prevista en el país, el mayor Reinaldo Servín, Luis Alberto Rojas y Constantino Rodas.

El asesinato de Argaña originó una crisis institucional que derivó en la renuncia del jefe de Estado, Raúl Cubas (1998-1999), y la asunción del presidente del Congreso, Luis González Macchi, quien completó el período presidencial, 1999-2003.

También forzó la huida del país del exjefe del Ejército y actual dirigente del partido Unión Nacional Ciudadanos Éticos (Unace), Lino Oviedo.

El exjefe militar fue procesado como autor moral del homicidio de Argaña y de la muerte de siete manifestantes durante unas protestas populares que siguieron al crimen, acusaciones de las que fue absuelto y desvinculado.

Oviedo también fue sobreseído de una condena de diez años de prisión por una intentona golpista perpetrada en abril de 1996 contra el entonces jefe de Estado, Juan Carlos Wasmosy (1993-1998).

Tras esas absoluciones, el exmilitar se presentó como candidato presidencial por el Unace en los comicios generales de 2008, en los que se impuso el ahora jefe de Estado, Fernando Lugo, al frente de una coalición de amplia base ideológica.