Los ministros de la OPEP acordaron el jueves mantener estable su tope de producción, una solución negociada que busca desactivar la rivalidad iraní-saudí y enviar un mensaje tranquilizador a los países consumidores de petróleo aquejados por la crisis económica.

Los precios del crudo han descendido más del 20% durante los últimos dos meses. Un comunicado de la Organización de Países Exportadores de Petróleo mencionaba que ello se debía a "los riesgos que enfrenta la economía global" y a las amplias reservas de crudo que se tienen.

Sin embargo, aunque acordaron mantener sin cambios el tope de producción, el comunicado insinuó que los ministros de la OPEP están listos para volverse a reunir con prontitud si los precios descienden a niveles que dicten un recorte en la producción.

Los ministros, señaló, "confirmaron su disposición a responder con rapidez a hechos que pudieran poner en riesgo la estabilidad del mercado petrolero".

La OPEP genera aproximadamente una tercera parte de la producción de crudo del mundo y su decisión del jueves corresponde a su objetivo expreso de mantener los mercados petroleros mundiales libres de inestabilidad.

Con las economías de Europa y Estados Unidos en estado débil e incluso China en desaceleración, el mantener estables las metas de producción en una época de precios en picada busca asegurarle a las naciones consumidoras que no tienen que temer la carga adicional de energéticos más caros.

Pero los analistas consideraron que la OPEP se vio limitada en su influencia en los precios.

"La verdad es que la decisión de hoy no es tan importante como otros tres eventos que ocurrirán en las próximas semanas", dijo Jason Schenker de Prestige Economics.

Mencionó las elecciones del domingo en Grecia, en las que podría decidirse si el país permanece en la eurozona; una reunión de la Reserva Federal estadounidense el martes, y la implementación el 1 de julio de un embargo de la Unión Europea al petróleo iraní como hechos mucho más significativos para determinar el rumbo que tomará el crudo.

Ese embargo, combinado con una iniciativa estadounidense para una prohibición global a las importaciones de petróleo iraní, fueron asuntos muy discutidos en las márgenes de la reunión a puerta cerrada.

A Irán le gustaría que disminuya la oferta de petróleo en el mercado con el fin de que suban los precios, mientras que los saudíes llegaron a la reunión enfocados en aumentar la producción para que el crudo sea más accesible.

En el papel, la decisión de mantener estables las metas de producción buscó hallar una solución negociada entre ambas posiciones. Pero los miembros de la OPEP suelen ignorar la cifra oficial determinada por el organismo: la producción diaria de los integrantes se encuentra ahora cerca de los 32 millones de barriles.

Abdalá Al-Badry, secretario general de la OPEP, dijo a los periodistas que hubo una "decisión colectiva" para mantener el tope de 30 millones. Pero se espera que los saudíes, y otros países que tengan la capacidad, mantengan un exceso en su extracción de crudo con el fin de compensar cualquier escasez generada por las sanciones sobre el petróleo iraní.

En contraste, Irán enfrenta las perspectivas de tener que reducir su producción de petróleo, que le proporciona casi el 80% de ingresos en divisas. Las sanciones que aplicó Estados Unidos por la negativa de Teherán de frenar su programa nuclear ya han afectado significativamente las exportaciones iraníes: de unos 2,5 millones de barriles diarios el año pasado a entre 1,2 y 1,8 millones de barriles ahora, de acuerdo con los cálculos de las autoridades estadounidenses.

El embargo de la Unión Europea sobre el crudo iraní estrechará el cerco.

El ministro iraní negó que Irán esté pasando apuros por esto.

"Nuestras exportaciones siguen igual que antes", afirmó, y añadió que el embargo petrolero "no tendrá ningún impacto negativo sobre Irán".

El país, afirmó, tiene las mayores reservas combinadas de petróleo y gas.

"¿Ustedes creen que el mundo puede ignorar esta energía?", dijo. Cuando se le preguntó si la república islámica se verá obligada a vender su crudo a precios de profundo descuento debido a las sanciones, respondió: "Nunca".

___

La periodista Margaret Childs contribuyó a este despacho.