El Gobierno de Guatemala puso en marcha hoy una política nacional de vivienda con la que busca, con el apoyo de la iniciativa privada, impulsar la construcción de casas para reducir el déficit que alcanza 1,7 millones, informó una fuente oficial.

El lanzamiento de la política la hizo el presidente de la república, Otto Pérez Molina, en el marco de la inauguración de la feria "Expo Casa", que durante cuatro días se celebrará en el Parque de la Industria, en el sur de la capital guatemalteca.

La política contempla programas encaminados a la facilitación de 18.000 subsidios para vivienda y otros 6.000 para un programa denominada "piso seguro" para dotar de cementos a las casas que tienen piso de tierra.

Pérez Molina dijo que su administración ofrecerá hasta unos 3.800 dólares de subsidio por familia para la construcción de su vivienda.

La construcción de casas es impulsada por el Gobierno a través del Fondo Guatemalteco para la Vivienda (Foguavi), que cuenta con un presupuesto de unos 50,8 millones de dólares anuales para proyectos inmobiliarios.

La Cámara Guatemalteca de la Construcción inauguró hoy en el Parque de la Industria la exposición de proyectos inmobiliarios "Expo Casa 2012", durante la cual los empresarios buscan cerrar negocios por más de 20 millones de dólares.

A esta feria, en la que participan 53 empresas con 80 proyectos inmobiliarios y que concluye el próximo domingo, se espera la visita de unos 11.500 personas, explicó el presidente de "Expo Casa 2012", Álvaro Mayorga.

El presidente de la Cámara de la Construcción, José Agüero, dijo durante la inauguración que en la actualidad el déficit de viviendas en Guatemala es de 1,7 millones.

Según el viceministro guatemalteco de Vivienda, Víctor Corado, el Gobierno ha hecho alianzas con la iniciativa privada para la construcción de casas para que los habitantes puedan tener acceso a un techo seguro.

Una representante de la Asociación Nacional de Constructores de Vivienda (Anacovi), Paola Andrino, comentó a periodistas que si en Guatemala no se impulsan proyectos inmobiliarios ambiciosos, en un periodo de cinco años se podrían superar los 2 millones de familias sin casa en el país.