Hinchas croatas quemaron una bandera de la Unión Europea el jueves y desfilaron con pancartas de un criminal de guerra antes del partido de su selección contra Italia en la Eurocopa.

Varios miles de fanáticos croatas se congregaron en una zona del centro histórico de Poznan para beber y cantar antes del partido por el Grupo C. Algunos hombres estaban sin camisas, a pesar del clima frío, y mostraban tatuajes con símbolos nacionalistas.

Los croatas provocaron a un pequeño grupo de hinchas italianos con una muñeca vestida con una camiseta de la "Azzurra" y también prendieron bengalas.

También había pancartas, algunas con diseños similares al del movimiento fascista "Ustasa" que gobernó Croacia como un protectorado Nazi entre 1941-44. Otros portaban fotografías de Ante Gotovina, un ex general condenado por crímenes de guerra. Gotovina es un ídolo de la ultra derecha en Croacia.

La policía polaca vigilaba la congregación, pero sin intervenir.