La crisis europea, de agravarse, podría reducir hasta en un 40 por ciento el crecimiento de América Latina, dijo hoy en declaraciones a Efe el presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Luis Alberto Moreno.

"Hemos hecho algunos estudios mirando, por una parte, si se llegara a profundizar mucho la situación en Europa qué impacto tendría en América Latina, y en una profundización de esa crisis podría afectar hasta en un 40 por ciento en nuestro crecimiento", aseguró el presidente del BID.

Moreno precisó que Europa contribuye en cerca de un 13 por ciento a la economía latinoamericana, pero que la crisis que sufre el Viejo Continente puede tener un mayor impacto, ya que "las instituciones financieras europeas tienen una parte importante de los flujos que llegan a la región".

"No hay duda de que el mayor riesgo que tiene América Latina hoy en día está fuera de América Latina y es algo distinto a lo que pasaba en el mundo. Tenemos como el 9 por ciento del tamaño de la economía mundial y hoy contribuimos al 12 por ciento del crecimiento de la economía mundial. Es decir, América Latina hoy en día es parte de la solución", insistió.

Según Moreno, no hay duda de que "las turbulencias internacionales están afectando al crecimiento", y se remitió a los datos emitidos esta semana por el Banco Mundial (BM).

El BM rebajó en una décima sus previsiones de crecimiento para América Latina en 2012 al 3,5 % , "mientras que los datos de octubre del año pasado rondaban el 4 %", puntualizó el presidente del BID.

Moreno, que presentó hoy en Washington un crédito de 1.150 millones de dólares para la reforma de infraestructuras de transporte alrededor de Sao Paulo (Brasil), explicó que en el caso de España sólo hace falta ver el caso del Banco Santander en Brasil.

"Basta no más el caso del Brasil, un banco como el Banco Santander recibe el 25 por ciento de los beneficios precisamente del Brasil y si mira su valor en bolsa, el Banco Santander en Brasil representa más que el Deutsche Bank", explicó.

"Las empresas españolas le dan todos los días gracias a Dios por haber invertido en América Latina", debido a la profunda crisis que está atravesando ahora el continente europeo, añadió el presidente del BID.

Moreno advirtió también que la crisis europea está impactando en el crecimiento latinoamericano, pero predijo que tras esta situación los flujos de capitales se inviertan y pasen a ser "de sur a norte" en vez de "norte a sur".

"Quienes apostaron por América Latina (en España) hicieron la apuesta correcta. Creo que lo que vamos a ver en el futuro es una gran oportunidad para las empresas latinoamericanas y para los capitales latinoamericanos que van a empezar a cambiar los flujos", aseveró.

El presidente del BID, que asistirá a la reunión del G20 que se celebrará la semana que viene en Los Cabos (México), opinó que el encuentro de 20 de las principales economías del mundo "no va a solucionar el problema europeo" y consideró que Europa debe hallar la solución por su cuenta.

"Lo importante del G20 es que es un instrumento de coordinación y como instrumento de coordinación es importante que empiece a asentar las bases para hacer mucho de lo que en América Latina aprendimos, porque no es de poca monta: en los últimos 25 años afrontamos 31 crisis financieras. (...) Y algo hemos aprendido", añadió.