El 51 % de los neoyorquinos se oponen a la polémica medida propuesta por el alcalde de la ciudad, Michael Bloomberg, de prohibir la venta de bebidas azucaradas de gran tamaño, mientras que el 56 % considera que esta prohibición no conseguiría reducir las tasas de obesidad, reveló una encuesta.

"Los neoyorquinos no se tragan la propuesta de Bloomberg de poner coto a las bebidas extragrandes de soda, y dudan de que una prohibición de este tipo adelgace la obesidad pública", afirmó Maurice Carroll, director del Instituto de Estadística de la Universidad de Quinnipiac, organizadora de la encuesta, según se puede ver hoy en su página web.

Así, sólo el 46 % de los encuestados se mostró favorable a la medida de prohibir los refrescos azucarados de más de 16 onzas o 464 mililitros en restaurantes, cines y carritos de venta callejera, y únicamente el 39 % confía en que esto surta efecto a la hora de disminuir las tasas de obesidad.

La población blanca se opone a la prohibición en el 56 %, mientras que el 41 % la apoya, porcentajes que entre los afroamericanos ascienden al 53 % de rechazo y el 44 % de apoyo, y, por el contrario, el 52 % de los hispanos la respaldan y el 44 % se muestran en desacuerdo.

En función de la edad, el 49 % de los menores de 35 años son más partidarios de la prohibición, frente al 46 % que están en contra, mientras que aquellos con edad entre los 50 y los 64 años presentan el porcentaje de oposición más alto, con el 57 %, y sólo el 42 % de apoyo.

Por otro lado, los varones rechazan la propuesta por el 55 % y la respaldan el 41 %, mientras que las mujeres la apoyan en el 50 % y no lo hacen el 47 %.

También hay diferencias entre los habitantes de los cinco distritos de Nueva York, siendo Manhattan el único en el que ganan los que se manifiestan a favor (55 %), mientras que en Brooklyn este porcentaje representa el 45 %; el 44 % en Queens; el 41 % en El Bronx y el 32 %, la cifra más baja, en Staten Island.

La aprobación que suscita entre los ciudadanos la política de salud pública llevada a cabo por Bloomberg asciende al 47 %, frente a un 45 % que la desaprueba.

Se ha fijado una audiencia para el próximo 24 de julio en la que se debatirá la propuesta, y la votación en la que se decidirá si sale adelante o no tendrá lugar el 13 de septiembre.

La encuesta se realizó por teléfono entre el 6 y el 11 de junio a 1.093 neoyorquinos, y tiene un margen de error de tres puntos porcentuales.