Pese a la incertidumbre sobre la crisis internacional, el crecimiento económico de América Latina y el Caribe sería de 3,7% este año, según estimaciones de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe.

Según un informe sobre el comportamiento económico regional entregado por el organismo de Naciones Unidas con sede en esta capital, en el primer trimestre se moderó la desaceleración observada hacia fines de 2011 cuando el crecimiento en la región fue de 4,1%.

"Se detuvo la desaceleración observada en el segundo semestre del 2011, aunque hay diferencias entre países", dijo el director de la división de Desarrollo Económico de Cepal, Juan Alberto Fuentes, al comentar el informe entregado por el secretario ejecutivo adjunto del organismo, el brasileño Antonio Prado.

Fuentes apuntó que el crecimiento que se registra este año se basa en la expansión de la demanda interna, especialmente del consumo, pero también de la inversión en varios países.

Señaló que Cepal, que ya en diciembre contemplaba un crecimiento anual de 3,7%, considera que se debe tener una política macroeconómica prudente y cautelosa considerando si el escenario internacional muestra una situación más o menos crítica y según sea la situación internacional aplicar políticas contracíclicas.

De acuerdo con los indicadores que registró Cepal durante los primeros tres meses del año, Perú, Venezuela y Chile mostraron los mayores crecimientos.

Para 2012 la proyección de crecimiento la encabeza Panamá con 8%, seguido de Haití con 6%. Perú registraría un crecimiento de su Producto Interno Bruto de 5,7%, Bolivia de 5,2%, Costa Rica y Venezuela de 5%. Más atrás estarían Chile con 4,9%, México con 4%, Argentina con 3,5% y Brasil con 2,7%.

El único país para el cual se prevé un crecimiento negativo es Paraguay, con -1,5%, causado fundamentalmente por factores climáticos que incidieron en la producción de soja.

Además del crecimiento económico, América Latina y el Caribe mantienen una tendencia decreciente de la inflación que hasta abril acumulaba un 5,5%. La inflación regional anual de 2011 fue de 7%.

En esa favorable perspectiva destaca la caída en los precios de los alimentos, no sólo en la región sino a nivel mundial.

El desempleo es otro rubro que si bien muestra comportamientos diferentes entre los países en general tiende a una reducción.

En cambio, se desaceleraron las exportaciones regionales, especialmente las que se realizan a Europa, y el flujo de remesas de los emigrantes tuvo en los inicios de este año un crecimiento moderado. Ese fenómeno fue especialmente relevante en el caso de ecuatorianos y colombianos, que registraron crecimientos negativos de las remesas como consecuencia de la crisis europea.

El turismo tuvo un aumento moderado con mayor recuperación en el Caribe.

Prado eludió precisar en qué momento se podría registrar el mayor contagio en la región de una acentuación de la crisis internacional aunque advirtió que "hay condiciones para manejar" esa situación.