La agencia Egan-Jones Ratings degradó el jueves la calidad crediticia de Francia de "A-" a "BBB+" debido a que, dijo, las políticas propuestas por el nuevo gobierno podrían debilitar las finanzas del país y a que los bancos franceses podrían necesitar ayuda.

La agencia dijo que el nuevo presidente francés, Francois Hollande, estará bajo presión para cumplir promesas de campaña que podrían dañar la calidad crediticia del país.