El Gobierno afgano recibió hoy el respaldo de los países de su entorno cercano y de Occidente en una conferencia internacional destinada a impulsar medidas de cooperación regional para buscar salidas y oportunidades en el conflicto que vive Afganistán.

La conferencia, denominada "Corazón de Asia", contó en total con la presencia de delegados de una cuarentena de estados, incluidos los principales europeos, EEUU y China, y organismos internacionales como la OTAN, la Unión Europea y la ONU.

"En Afganistán se necesita la cooperación de todos los países de la región, los vecinos y nuestros aliados de la OTAN para traer estabilidad a nuestro país y aliviar el terrorismo y la violencia", afirmó en la inauguración el presidente afgano, Hamid Karzai.

Los vecinos inmediatos de Afganistán y otros países cercanos, como Arabia Saudí, la India o Turquía aprobaron una declaración de apoyo a Kabul en asuntos relativos a la lucha contra el terrorismo y el tráfico de drogas, así como para mejorar las relaciones comerciales.

El texto conjunto, de doce páginas de extensión, está repleto de buenas palabras e intenciones pero no ofrece planes tangibles ni aborda de manera crítica el controvertido papel de algunas potencias regionales en el enquistamiento del conflicto.

El ministro turco de Exteriores, Ahmet Davutoglu, afirmó que la región no será "segura" y "poderosa" hasta que no se consiga un "próspero" y "estable" Afganistán.

"La historia y el futuro de los países de esta región están entrelazados. Afganistán está situado en el corazón de Asia", subrayó Davutoglu.

El titular británico de Exteriores, William Hague, declaró que su país y parte de la comunidad internacional continuarán siendo "buenos amigos" de Afganistán después de 2014, fecha en que concluye la retirada de las tropas aliadas que comenzó el pasado julio.

"Cambiaremos el papel de combate por el de cooperación civil", prometió Hague.

El jefe de la diplomacia iraní, Alí Akbar Salehi, expresó por su parte "preocupación" por "la creciente violencia y asesinato de afganos inocentes por parte de las fuerzas extranjeras".

En Afganistán continúa activo el movimiento insurgente talibán, presente sobre todo en el este y sur del país, y en lucha por derrocar al Gobierno de Karzai y lograr la salida inmediata de las tropas internacionales.

Karzai ha responsabilizado repetidamente a Pakistán de la violencia que sufre el país, sobre todo por la sospechada presencia de los principales líderes insurgentes en las zonas tribales paquistaníes que limitan con el territorio afgano.

La conferencia tiene lugar seis meses después de la reunión de Estambul, donde la comunidad internacional ya debatió el futuro que aguarda al país tras 2014.