El abridor Jarrod Parker lanzó con eficacia durante siete entradas y el primera base Brandon Moss puso el bateo oportuno para que los Atléticos de Oakland venciesen 8-2 a los Rockies de Colorado.

Parker (3-3) permitió tres imparables sin anotación en siete entradas que estuvo en el montículo, dio una base por bolas y abanicó a seis bateadores rivales para quedarse con la victoria.

El abridor de los Atléticos salió al montículo porque el lanzador que estaba previsto hacer la apertura, Brandon McCarthy, sufrió dolores en el hombro.

Parker realizó una gran labor al dominar con a la artillería de los Rockies con su mejor repertorio en los 89 lanzamientos que hizo al plato hasta que el relevista Grant Balfour le quitó la pelota.

Moss, que siguió encendido con el bate desde que lo llamaron de las ligas menores el pasado 6 de junio, se fue de 5-3 con dos carreras anotadas y tres impulsadas.

El primera base de los Atléticos pegó el quinto jonrón en los últimos ocho partidos, un bambinazo solitario por el jardín central en la parte alta de la novena entrada, y doble de dos carreras en la tercera.

Parker y Moss fueron decisivos para que los Atléticos lograsen su primera barrida en una serie fuera de su campo desde la temporada del 2010.

La derrota fue para el abridor Alex White (2-5), que trabajó cuatro entradas completas en las que espació siete imparables, le hicieron cuatro carreras -dos fueron limpias-, dio cuatro bases por bolas y abanicó a cinco bateadores rivales.