Cincuenta grupos internacionales de ayuda y agencias de la ONU instaron el jueves a Israel a abrir las fronteras con Gaza, pues consideran que ello atenta contra el derecho internacional y perjudica indiscriminadamente a los 1.600.000 habitantes del territorio.

La exhortación fue formulada en el quinto aniversario de la imposición del bloqueo, desencadenado cuando el grupo miliciano islámico Hamas tomó Gaza por la fuerza en junio del 2007. Hace dos años Israel empezó a permitir la importación de los bienes de consumo más comunes, pero sigue prohibiendo prácticamente todas las exportaciones de Gaza y el cruce hacia territorio israelí.

Israel sostiene que el bloqueo se propone impedir que Hamas acumule un arsenal militar y que los milicianos de Gaza ataquen a los israelíes. La carta fundacional de Hamas proclama la destrucción de Israel, y en sus 25 años de historia el grupo ha matado cientos de israelíes a tiros o con explosivos.

Sin embargo, las agencias internacionales de asistencia dicen que el bloqueo perjudica a los residentes de Gaza al arruinar la economía del territorio, lo cual obliga a los donantes extranjeros a invertir dinero en ayuda humanitaria en vez de invertir en la economía.

"Lo que Gaza necesita es un desarrollo real, pero debido al bloqueo nos vemos obligados a concentrarnos en trabajos humanitarios", dijo Filippo Grandi, comisionado general de la Agencia de la ONU para los Refugiados Palestinos (UNRWA, por sus siglas en inglés), a la prensa en Gaza el jueves.

La UNRWA, la mayor agencia extranjera en Gaza, apoya a 1.200.000 refugiados y sus descendientes en el territorio.

Los gastos en recursos de emergencia, como alimentos y medicinas, no combaten los problemas de fondo, dijo Grandi.

"De hecho es un desperdicio de dinero, pero un desperdicio que nos vemos obligados a hacer a causa del bloqueo", afirmó. Su agencia está escasa de fondos, agregó, y, entre otras cosas, tuvo que cancelar sus populares campamentos de verano para decenas de miles de niños en Gaza.

En sus seis décadas allí esa agencia de la ONU ha suministrado a los refugiados alimentos y escuelas.

Un tercio de la fuerza laboral de Gaza está desempleada y las exportaciones representan apenas un 5% de lo que eran en el 2007, puntualizó.