El abridor Matt Cain lanzó el juego perfecto número 22 en la historia de las Grandes Ligas, y el primero para los Gigantes de San Francisco, que vencieron por paliza y blanqueada de 10-0 a los Astros de Houston.

Cain (8-2) completó los nueve episodios, en los que retiró a 14 bateadores por la vía del ponche, y concluyó su labor sobre la lomita con 125 lanzamientos, 86 de ellos perfectos para dejar en 2,18 su promedio de efectividad.

El serpentinero de 27 años de edad, consiguió para la franquicia de los Gigantes, algo que incluso los integrantes del Salón de la Fama, Gaylord Perry y el dominicano Juan Marichal, no pudieron lograr durante brillante carrera profesional.

El partido fue el quinto sin hit en lo que va de campaña y el tercero en el mes de junio, después de que el venezolano Johan Santana logró uno el primero del presente mes con los Mets de Nueva York, que tampoco habían tenido a nadie que lo hubiera logrado en la historia del equipo.

El pasado viernes, seis lanzadores de los Marineros de Seattle impidieron hit a los Dodgers de Los Ángeles y el 2 de mayo, Jered Weaver, logró uno para los Angelinos de Los Ángeles.

El guardabosques dominicano Melky Cabrera (5) se voló la barda en el primer episodio, llevando a un corredor en el camino sobre los servicios que le ofrecía el abridor J.A. Happ.

El guardabosques venezolano Gregor Blanco (4) también hizo sonar el bate, al castigar al relevo dominicano Rhiner Cruz, con un corredor a bordo y un "out" en la pizarra.

La derrota fue para el abridor Happ (4-7) en tres entradas y un tercio, aceptó 11 imparables, dos jonrones, ocho carreras limpias, dio una base por bolas y ponchó a cinco bateadores rivales.