Los precios de las acciones bajaron el miércoles en la Bolsa de Valores de Nueva York, cuatro días antes de las elecciones griegas y con una nueva inquietud para los inversionistas: que Chipre sea la próxima ficha de dominó en caer por la crisis de deuda en Europa.

Los principales índices del mercado vacilaron durante gran parte de la jornada, pero cayeron marcadamente después que el ministro de Finanzas de Chipre advirtió que su país podría necesitar fondos de rescate, incitando la incómoda sensación de que la crisis está lejos de terminar.

En otro indicio preocupante, el rendimiento de los bonos españoles a 10 años subió de 6,67% a 6,71%. Otros países de Europa han tenido que pedir rescates cuando sus tasas de interés pasivas llegaron al 7%.

Los inversionistas ya ni siquiera están seguros de si deben creer los anuncios que provienen de Europa, dijo Jeff Sica, presidente y director de inversiones de SICA Wealth Management, con sede en Morristown, Nueva Jersey.

El primer ministro español Mariano "Rajoy dijo hace unas semanas que España no necesitaba dinero y luego dijo que necesitaba 100.000 millones de euros", afirmó Sica. "No hay una confianza tal que haga que la gente diga: 'Los responsables de hacerle frente a la crisis la tienen bajo control'''.

La agencia Moody's rebajó su recomendación de los bonos de España en tres escalones y dijo que podría degradarlos aún más. La nueva calificación a los títulos soberanos españoles está apenas un escaño arriba de la categoría de bono basura.

Italia — que, al igual que Chipre podría encender la siguiente luz roja en la crisis de la deuda europea — ha tenido sus propias dificultades. Su tasa de endeudamiento a 10 años se elevó de 6,02% a 6,07%, mientras que la tasa de sus bonos a un año también aumentó fuertemente, a fin de compensar la aversión de los inversionistas a tomarlos.

Grecia celebrará elecciones el domingo y los votantes podrían darle la victoria a un partido que quiere cancelar los términos del rescate de Grecia. Eso casi seguramente obligaría a Grecia a abandonar el euro y retomar el dracma.

De acuerdo con las cifras finales, el índice Dow Jones industrial bajó 77,42 puntos (0,62 para acabar en 12.496,38. El Dow llegó a retroceder un máximo de 120 puntos y avanzó un máximo de 24. El indicador registró un avance de tres dígitos el martes y un desplome de tres dígitos el lunes.

Alrededor de dos acciones bajaron por cada una que subió en la Bolsa de Valores de Nueva York. El volumen de transacciones fue ligero con 3.400 millones de títulos.

Por su parte, el Standard & Poor's 500 descendió 9,30 puntos (0,70 y cerró en 1.314,88 y el índice compuesto Nasdaq, con predominio de las emisoras de alta tecnología, bajó 24,46 puntos (0,86%) para quedar en 2.818,61.

El rendimiento de los bonos del Tesoro a 10 años bajó de 1,66% a 1,60%. Los inversionistas transfirieron su dinero a uno de los pocos lugares en los que creen que estará seguro, con el gobierno de Estados Unidos.

En Europa, el índice francés CAC-40 cayó 0,6% para terminar en 3.030 puntos, mientras que el DAX de Alemania bajó 0,1% a 6.153. Sólo el índice FTSE británico pudo avanzar, al acabar 0,2% arriba, en 5.484.