Harry Redknapp fue despedido por el Tottenham después de casi cuatro años como técnico, con lo que paga un precio por el bajón en el rendimiento al final de la temporada que hizo que el equipo no lograra clasificarse a la lucrativa Liga de Campeones.

A Redknapp le restaba un año en su contrato en White Hart Lane y esperaba prolongar el vínculo, pero ahora quedó cesante un mes después de haber perdido la oportunidad de dirigir a la selección inglesa.

"He tenido cuatro años fantásticos con el club, por momentos el fútbol ha sido impresionante", dijo Redknapp en el sitio web del Tottenham el jueves. "Estoy triste por tener que irme".

Se menciona insistentemente al técnico del Everton David Moyes para sustituir a Redknapp, después de 10 años a cargo del club de Merseyside.

Redknapp, ex jugador de West Ham, se hizo cargo de los Spurs en octubre de 2008 cuando estaban en el fondo de la tabla de la liga Premier y aseguró un puesto entre los cuatro primeros en la temporada siguiente, con lo que clasificaron a la Liga de Campeones por primera vez.

Pero el hecho de no repetir su lugar en la elite europea parece haberle costado el puesto a Redknapp, de 65 años de edad.

"No se trata de una decisión que la junta y yo hayamos tomado a la ligera", dijo el presidente Daniel Levy. "Harry llegó al club en un momento en que su experiencia y enfoque eran exactamente lo que se necesitaba".

"Esta decisión de ninguna manera resta valor a la excelente labor que Harry ha hecho durante su tiempo con el club y me gustaría darle las gracias por sus logros y su contribución. Harry siempre será bienvenido en (White Hart) Lane".

El equipo de Redknapp estaba en camino de clasificarse para la Liga de Campeones de nuevo la temporada pasada, y pasó gran parte de la temporada en el tercer lugar.

Sin embargo, la suerte del equipo se desplomó al final de la temporada, cuando desperdició una ventaja de 10 puntos sobre el Arsenal, que en ese entonces marchaba en el cuarto lugar, mientras se mencionaba a Redknapp como firme candidato al cargo de nuevo seleccionador de Inglaterra — una posición que al final asumió Roy Hodgson.

Tottenham perdió su lugar en la Liga de Campeones a pesar de terminar en la cuarta posición. El cuarto cupo inglés se lo quedó Chelsea, que terminó sexto en la Liga Premier pero luego ganó la Liga de Campeones para asegurar una ruta automática de vuelta al torneo continental como campeón defensor.