Una comisión de la Fiscalía General de Colombia inició las exhumaciones de las numerosas fosas comunes en las que paramilitares del noroeste del país pudieron sepultar a más de 150 de sus víctimas, dijeron hoy fuentes de la entidad judicial.

Los investigadores "ya están haciendo las intervenciones en el terreno (desenterramientos)", anticipó a Efe en Bogotá una fuente del organismo acusador, que la víspera informó de la localización de las sepulturas, con ayuda de tres exultraderechistas.

Unos 15 días les tomará a los expertos de la Fiscalía las tareas de exhumación, que se centran en Los Carlos, paraje rural de Necoclí, población costera caribeña en el departamento de Antioquia, y en Unguía, localidad en la región vecina selvática del Chocó.

Las fosas fueron señaladas ante funcionarios judiciales por "El Alemán", alias del excomandante paramilitar Freddy Rendón Herrera, y los desmovilizados Carlos García ("Fuete"), y William Soto ("Soto").

Los tres están recluidos en la cárcel de máxima seguridad de Itagüí, localidad vecina a Medellín, y fueron trasladados la semana pasada a las zonas en las que actuaban, para que señalaran a los investigadores los lugares de las fosas.

Según lo avanzado el martes por la Fiscalía, "El Alemán", dirigente del desaparecido Bloque "Élmer Cárdenas" (BEC), señaló "no menos de 180 fosas comunes" en las que "habría no menos de 150 víctimas" de los paramilitares.

Los victimarios pertenecían a la llamada Casa Castaño, de los desaparecidos hermanos Carlos, Vicente y Fidel Castaño; al BEC y a Los Guelengues (pequeño grupo de supuestos campesinos), según la versión de "El Alemán".

Los Castaño fueron fundadores de las desaparecidas Autodefensas Campesinas de Córdoba y Urabá (ACCU), grupo básico de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), organización de la que hizo parte el BEC y que se disolvió a mediados de 2006.

Los crímenes fueron cometidos de 1995 a 1997, según el testimonio de Rendón, cuyo reducto, conformado por más de 1.500 paramilitares, fue el último en desarmarse en el país.

El BEC desapareció en coincidencia con el fin de las AUC, que se disolvieron tras desmovilizar a mas de 31.000 ultraderechistas dentro de un proceso de paz con el Gobierno del entonces presidente Álvaro Uribe (2002-2010).

"El Alemán" es uno de los más de 3.800 paramilitares que están bajo el alcance de la llamada Ley de Justicia y Paz, normativa transicional adoptada en 2005 para investigar, procesar y enjuiciar a los autores de crímenes atroces.

La norma establece penas alternativas, de cinco a ocho años, bajo condiciones, como las de confesar y reparar a las víctimas.