Republicanos y demócratas parecen vivir en planetas diferentes en cuanto a las soluciones ideales para satisfacer las necesidades energéticas de Estados Unidos.

La enorme mayoría de los republicanos favorece perforar más en busca de petróleo. Los demócratas están a favor de la conservación y nuevas fuentes energéticas como energía eólica y solar.

Una encuesta de The Associated Press-Centro NORC de Investigación de Asuntos Públicos indica que las posiciones opuestas sobre energía que han dividido al Congreso y han aflorado durante la campaña presidencial también dividen la opinión pública.

Aunque la mayoría de personas en ambos partidos considera la energía una cuestión importante, la encuesta demuestra que la identificación con la línea partidista se vincula estrechamente con la percepción sobre las causas de los problemas energéticos nacionales y las soluciones posibles. Ningún otro factor demográfico — raza, edad, sexo o nivel de ingresos — se asocia más con la opinión sobre la energía que la identificación con un partido.

Por ejemplo:

— Tres de cada cuatro demócratas consultados dicen que una causa importante de los problemas energéticos de la nación es que la industria no hace lo suficiente por apoyar una energía limpia. Por comparación, el 43% de los republicanos cree lo mismo.

— Tres de cada cuatro republicanos citan los límites oficiales a la perforación petrolera como un motivo importante de los problemas energéticos, en comparación con el 34% de los demócratas.

Asimismo, el 85% consideran un problema serio que Estados Unidos necesite comprar combustibles a otros países, aunque no coinciden en el motivo. El 65% de los republicanos encuestados dice que la nación no produce suficientes combustibles para satisfacer la demanda. Pero apenas más de la mitad de los demócratas dicen que la gente desperdicia energía.

Aun en los rubros en los que la mayoría está de acuerdo, persiste la brecha partidista. Por ejemplo, hay amplio respaldo a los programas para enseñar a los consumidores a tomar medidas energéticas más eficientes, aunque este apoyo es de 81% entre los demócratas y 57% entre los republicanos.