Un reporte del gobierno criticó el proceso de decisiones del primer ministro Benjamin Netanyahu en una fatal incursión naval israelí contra un barco que se dirigía a Gaza, diciendo que fue "fallido" y "marcado por decisiones superficiales".

Comandos navales israelíes mataron a ocho turcos y un turco-estadounidense tras ser atacados cuando irrumpieron en el barco el 31 de mayo del 2010. El barco intentaba romper un bloqueo israelí a la Franja de Gaza, gobernada por Hamas.

La redada causó fuertes críticas internacionales y profundizó una disputa diplomática con Turquía, un antiguo aliado de Israel. La negativa de Israel a disculparse por las muertes hicieron deteriorarse aún más las relaciones.

"Se descubrieron deficiencias substantivas y significativas en el proceso de decisiones ... que dirigió y supervisó el primer ministro Benjamin Netanyahu", dijo el contralor del estado Micha Lindenstrauss en el reporte de 135 páginas.

"El proceso de decisiones del premier transcurrió sin un trabajo de equipo coordinado, ordenado y documentado, pese a que los altos mandos militares, políticos y de inteligencia estaban al tanto de que la flotilla turca era diferente que las otras flotillas", dijo.

Netanyahu, dice el reporte, "no interiorizó que frenar a la fuerza la flotilla probablemente iba a desatar una confrontación violenta en la cubierta del Mavi Marmara".

Netanyahu ha argumentado que Israel se comportó responsablemente en su manejo del incidente.

En una respuesta inicial al reporte, el portavoz de Netanyahu, Mark Regev, dijo que "el proceso democrático de Israel incluye mecanismos institucionales para supervisión independiente y le agradecemos al contralor del estado su trabajo".