El creciente uso de aviones no tripulados tipo "drone" por parte del gobierno de Barack Obama para matar a sospechosos de terrorismo enfrenta una amplia oposición en todo el mundo, según un estudio del Centro de Investigación Pew sobre la imagen de Estados Unidos en el extranjero.

En 17 de los 21 países encuestados, más de la mitad de las personas desaprobaban los ataques estadounidenses con aviones no tripulados contra líderes y grupos extremistas en países como Pakistán, Yemen y Somalia, dijo Pew el miércoles.

Sin embargo, en Estados Unidos una mayoría del 62% aprobó la campaña con aviones "drone", lo que convierte a la opinión pública norteamericana en una clara excepción.

"Sigue habiendo una percepción generalizada de que Estados Unidos actúa unilateralmente y no tiene en cuenta los intereses de otros países", dijeron los autores del estudio, especialmente en las naciones de mayoría musulmana, donde los esfuerzos estadounidenses de lucha contra el terrorismo "siguen siendo muy impopulares"

La Casa Blanca declinó hacer comentarios sobre el informe. El gobierno de Obama considera los ataques con aviones no tripulados uno de sus instrumentos más eficaces para combatir a al-Qaida — preferible a la guerra convencional, ya que los ataques producen menos bajas estadounidenses y pretenden ser más aceptados en el extranjero debido a que el uso de "drones" mantiene el nivel de tropas estadounidenses en el terreno en un nivel mínimo.

"A fin de prevenir ataques terroristas contra Estados Unidos y salvar vidas estadounidenses, el gobierno de Estados Unidos lleva a cabo ataques dirigidos contra determinados terroristas de al-Qaida, a veces por medio de aviones dirigidos por control remoto, a menudo referidos al público como drones", dijo en abril el jefe de contraterrorismo de la Casa Blanca John Brennan en una defensa detallada y amplia de la política. Señaló que los objetivos se eligen al sopesar si existe una manera de capturar a la persona contra el nivel de amenaza que ese individuo representa para los estadounidenses.

La campaña mundial con aviones no tripulados bajo el mando del presidente Barack Obama ha matado a varios sospechosos de alto valor, posiblemente más que cualquier otro método, incluyendo más de una década de incursiones de las fuerzas de operaciones especiales en Afganistán. Un ataque en Pakistán este mes abatió al segundo al mando de al-Qaida, Abu Yahya al-Libi.

A medida que las fuerzas estadounidenses se retiran de sus misiones en el extranjero y los ataques con "drones" se incrementan, la ira dirigida a los ejércitos invasores se transfiere a los dispositivos aéreos no tripulados.

"Seguimos viendo que el público piensa que Obama no ha cumplido su promesa de que iba a buscar aprobación internacional para el uso de la fuerza militar, y eso está relacionado con el descontento con los ataques con aviones no tripulados", dijo el martes el presidente del Centro de Investigación Pew, Andrew Kohut, antes de la divulgación del estudio, titulado "Opinión Global sobre Obama decae, pone reparos a políticas internacionales".

___

En internet:

Pew Research Center: www.pewresearch.org

___

Dozier está en Twitter como @kimberlydozier.