Un joven estudiante murió hoy a consecuencia del disparo que recibió durante los enfrentamientos que se produjeron ayer entre la policía y grupos de extremistas religiosos en la ciudad turística de Susa, según informaron a Efe fuentes estudiantiles.

El joven de 22 años, Fehmi El Awini, murió hoy en el hospital Farhat Hached de Susa, a 145 kilómetros al sur de la capital, por herida de bala, siendo la primera víctima mortal de la ola de violencia que sacude algunas regiones del país desde la madrugada del lunes.

Susa es una de las ocho regiones tunecinas a las que se aplica el toque de queda decretado por el gobierno desde ayer, y en donde un grupo de extremistas religiosos de línea salafista atacó con cocteles "Molotov" la escuela de Bellas Artes y los prostíbulos de la ciudad.

Los salafistas protestaban en el centro de la ciudad contra una exposición artística en la que se mostraban pinturas consideradas irrespetuosas con los principios del islám.