Henry Hill, quien pasó de ser un gángster poco conocido a una celebridad cuando su vida como mafioso e informante del FBI se convirtió en la base de la película de Martin Scorsese "Buenos muchachos" ("Goodfellas") murió el martes. Tenía 69 años.

La vieja amiga de Hill Lisa Caserta dijo el miércoles a The Associated Press que el actor murió por complicaciones de problemas cardiacos relacionados al tabaquismo.

"Tuvo un buen alma hacia el final ... comenzó a sentir remordimiento", expresó.

Hill trabajó para la familia de mafiosos Lucchese de Nueva York y solía contar historias detalladas y graciosas de la mafia que se publicaron por primera vez en el libro de 1986 "Wiseguy: Life in a Mafia Family" de Nicholas Pileggi, un periodista al que buscó poco después de volverse informante.

"Henry Hill era un gángster. Era un buscavidas. Había participado en el crimen organizado y aplastado a uno que otro", escribió Pileggi en su libro. "Sabía como sobornar y cómo estafar. Era un mafioso de tiempo completo, un gángster experto para el crimen organizado".

En 1990 el libro, adaptado al cine por el mismo Pileggi y Scorsese, se convirtió en la exitosa "Buenos muchachos", protagonizada por Robert De Niro, Joe Pesci y Ray Liotta en el papel de Hill, un joven mafioso que prospera en el crimen pero que al final es obligado por las drogas a traicionar a sus amigos y llevar una triste vida convencional en los suburbios.

La película se volvió un fenómeno cultural al que constantemente se hacía referencia y se convirtió en el modelo para las historias modernas de gángsters.

A diferencia de otras narraciones sobre la mafia, que se enfocaban en las familias y el honor, "Wiseguy" y "Buenos muchachos" relataban lo increíble que era ser parte del crimen organizado y presentaban a los gángsters como estrellas de rock, al menos hasta que los atraparan.

"Siempre quise ser un mafioso", dice Liotta en el papel de Hill en la película. "Para nosotros vivir de cualquier otra manera era una locura".

Hill nació en Brooklyn de padre irlandés y madre italiana. Su vida en la mafia comenzó a los 11 años.

Uno de sus mayores crímenes fue el robo de 420.000 dólares en 1967 de la terminal de carga de Air France en el aeropuerto JFK en Nueva York.

En 1978 fue uno de los principales involucrados en el robo de 5,8 millones de dólares en efectivo de una bóveda de Lufthansa Airlines, un robo ideado por Jimmy Burke, quien inspiró el papel de De Niro en "Buenos muchachos".

"Cuando necesitábamos dinero íbamos a robar el aeropuerto", dice Liotta en la película. "Para nosotros era mejor que el Citibank".

Más asustado de sus colegas que de ir a prisión, Hill pensó que no le quedaba más opción que convertirse en informante, por lo que firmó un acuerdo con el Departamento de Justicia que puso a decenas de hombres tras las rejas, muchos por el robo de Lufthansa.

Hill y su esposa Karen, interpretada por Lorraine Bracco en la película, se escondieron juntos por años con las amenazas de sus viejos colegas.

En la década de 1990, tras ser arrestado varias veces por drogas, Hill perdió la protección como testigo.

"He usado todas las drogas que son humanamente posibles y no puedo controlar el alcohol", dijo a The Associated Press en 2009. "Puedo resistir dos o dos años y medio pero no sé qué me impulsa".

Sus temores se terminaron cuando muchos de sus asociados murieron y llevó una vida más pública en años recientes.

Su muerte fue reportada primero por TMZ.

___

La periodista de The Associated Press Writer Shaya Mohajer contribuyó con este despacho.