La agencia de calificación de riesgo Moody's rebajó hoy en tres escalones la nota que otorga a la deuda soberana de España, del actual "A3" (notable bajo) hasta "Baa3" (aprobado bajo), y la situó en perspectiva negativa.

Moody's justifica la rebaja al considerar que el reciente rescate a la banca española "aumentará" la carga de la deuda, su "limitado" acceso a los mercados financieros y la "continuada debilidad" de la economía española.

"La clave de la rebaja ha sido la necesidad del Gobierno de pedir ayuda extra para recapitalizar su sistema financiero, no vemos esto como una señal de fortaleza sino como una señal de debilidad porque el Gobierno español no ha sido capaz de financiar este saneamiento por sus propios medios", dijo a Efe la analista de riesgo soberano de Moody's, Kathrin Muehlbronner.

La experta añadió que Moody's prevé ahora que la deuda pública española aumente hasta el 90 % del PIB a finales de este año, lo que aseguró que es "significativamente más" de lo que esperaban y uno de los aumentos "más drásticos" que la calificadora ha constatado en los últimos años.

Muehlbronner añadió que todo esto está ocurriendo en una economía débil, por lo que ven un mayor riesgo de que el país tenga que pedir aún más ayuda externa, lo que calificó como la principal razón de que la calificación de España esté ya a un paso de "bono basura".

La agencia aseguró en un comunicado que la carga de la deuda de España ha aumentado de forma "dramática" desde que comenzó la crisis en 2008 y que el limitado acceso a los mercados queda patente en su "dependencia" en los fondos europeos para recapitalizar la banca.

"La continuada debilidad de la economía hace que la debilitada solidez financiera del Gobierno y su creciente vulnerabilidad ante un posible freno a la financiación sea una preocupación mucho más seria", añadió Moody's.

La agencia anunció también que degrada en tres escalones, hasta "Baa3", la nota que otorga al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), cuya calificación también sitúa en perspectiva negativa para una posible nueva rebaja.

Moody's precisó que la revisión de la rebaja se centrará en los resultados de las auditorías externas a la que se está sometiendo el sistema financiero español, y los "detalles" y las "condiciones" de la ayuda anunciada el pasado fin de semana por el Eurogrupo.

"Aunque los detalles del paquete de ayuda todavía tienen que anunciarse, está claro que la responsabilidad de apoyar a los bancos españoles recae en el gobierno español", añadió.

Asimismo, la agencia de calificación subrayó que tendrá en cuenta la ejecución de la estrategia que se implemente para recapitalizar a los bancos y "cualquier otra iniciativa" que pueda venir de los países de la Eurozona.

En este sentido, Moody's advirtió hoy de que la nota de España, "al igual que la de otros países de la zona euro", podría verse afectada de forma "adversa" si continúa aumentando el riesgo a un salida de Grecia de la moneda única europea.

Moody's dijo que mantiene en perspectiva negativa la nota de España a la espera de clarificar el tamaño y los términos del rescate bancario y el pasivo del gobierno después de la auditoría independiente a la banca española prevista para el 31 de julio.

La experta de la agencia dijo que en general muchas de las reformas anunciadas por el Gobierno español en los últimos meses son "positivas", y en concreto mencionó las relacionadas con el sector sanitario y el de la educación.

Respecto al debate sobre la conveniencia de la austeridad como receta para salir de la crisis, Muehlbronner consideró que dadas las actuales circunstancias los países "no tienen otra alternativa" más que seguir aplicando medidas de consolidación fiscal.

La rebaja de hoy por parte de Moody's se suma a la anunciada el pasado 7 de junio por la agencia Fitch, que degradó también en tres escalones, a "BBB", la nota de la deuda de España a largo plazo y la situó en perspectiva negativa.