La minera suiza Xstrata anunció hoy que está dispuesta a hacer nuevas evaluaciones medioambientales en la zona de la mina de cobre Tintaya "para tranquilizar a la población" de la provincia de Espinar, en el sur de Perú, que recientemente protagonizó violentas protestas.

"Xstrata Tintaya reitera su compromiso y plena disposición para llevar adelante de manera participativa y en total respeto a la legislación vigente todos los estudios ambientales que sea necesario desarrollar en la provincia de Espinar y que atiendan las preocupaciones legítimas de la población", informó la empresa en un comunicado.

Los pobladores de Espinar protagonizaron hace dos semanas enfrentamientos con la Policía que dejaron dos muertos, decenas de detenidos y un local de la minera incendiado, por lo que el Gobierno decretó el estado de emergencia (excepción) en la zona.

Los manifestantes exigen nuevos estudios medioambientales para determinar si hay metales pesados en la zona de influencia de Tintaya y que se incremente el aporte económico voluntario que entrega la minera a la comunidad.

"Tenemos la certeza de que nuestras operaciones cumplen con la regulación ambiental vigente, tal como lo determinan todos los monitoreos y fiscalizaciones realizados a la fecha", sostuvo el comunicado.

Al respecto, el gerente de Asuntos Ambientales de Xstrata Tintaya, Giovanni Rossinelli, declaró hoy que la minera tiene el "respaldo de 20 muestreos participativos hechos conjuntamente con las comunidades y la municipalidad de Espinar, y monitoreos de entidades de Gobierno".

El director de operaciones de la minera, Luis Rivera, indicó que el yacimiento de Tintaya cerrará a fines de este año, pero que con la explotación del proyecto Antapaccay, aledaño al lugar, se espera que el aporte de la empresa a la comunidad crezca en un 60 %.

"Si ahora son 10 millones de dólares, el próximo año y los que siguen pueden ser más de 16 millones de dólares", calculó Rivera en declaraciones citadas por la página web del diario económico Gestión. EFE