El Gobierno británico acusó hoy a Argentina de actuar de manera "agresiva" hacia los habitantes de las Malvinas pese a insistir en que busca recuperar las islas del Atlántico Sur a través de medios pacíficos.

El secretario de Estado para Europa, David Lidington, hizo hoy una declaración parlamentaria para explicar la decisión del gobierno de las islas de celebrar un referéndum en 2013 sobre su futuro político para poner fin al contencioso con Argentina.

Poco antes, en la sesión semanal en el Parlamento de preguntas y respuestas al primer ministro, David Cameron, éste indicó que Argentina "ha tratado de ocultar de forma continuada" la opinión de los habitantes de las Malvinas, pero que se escuchará "alto y claro" en el referéndum.

Argentina dice que "no importa lo que opinen los habitantes de las Malvinas pero sí importa y espero que hablen alto y claro" en el referéndum y "que Argentina escuche", apuntó el primer ministro británico, que insistió en el derecho de autodeterminación de los malvinenses.

Después fue Lidington el encargado de hacer una declaración en la Cámara de los Comunes sobre esa consulta, un día antes de los actos en memoria del trigésimo aniversario del final de la guerra que enfrentó al Reino Unido y Argentina por la posesión de las islas, que reclama el país suramericano desde 1833.

El secretario de Estado Lidington dijo que, mientras el actual Gobierno argentino afirma apoyar los medios pacíficos para recuperar las Malvinas, "su comportamiento hacia los isleños sigue siendo agresivo de muchas maneras".

En ese sentido, Lidington citó la decisión de Buenos Aires de impedir a los barcos con bandera malvinense amarrar en puertos argentinos, así como la introducción de legislación doméstica para castigar a las empresas que buscan hacer negocios en las islas.

Además, calificó de "profundamente ofensivo" el vídeo grabado en las islas de un atleta argentino entrenando para los Juegos Olímpicos de Londres, en el que se afirmaba que el joven se preparaba en suelo argentino para competir en suelo inglés.

"Estos actos hacia una población inocente de 3.000 personas no son de un país responsable", agregó.

Ante lo que calificó de "retórica agresiva", los isleños han respondido con "dignidad", aseguró Lidington, para agregar que el Reino Unido seguirá defendiendo las islas y apoyará su economía.

Al mismo tiempo, Lidington consideró que en el referéndum que se celebrará el año próximo, los isleños harán valer su derecho a la autodeterminación, un principio defendido en las Naciones Unidas.

Con este plebiscito, agregó, se "eliminará cualquier duda posible ante los ojos del mundo" sobre lo que quieren los isleños, que desean continuar bajo soberanía británica.

Argentina no reconoce el derecho a la autodeterminación de los habitantes de las Malvinas, que sin embargo es esgrimido por el Gobierno británico para defender que las islas del Atlántico Sur sigan bajo su soberanía.

Antes de esta declaración, el primer ministro británico dijo hoy que Argentina tendrá que "escuchar" lo que digan los malvinenses en el referéndum del próximo año.

En la sesión semanal de preguntas y respuestas, Cameron fue preguntado por el diputado laborista Nigel Adams si se opondrá a futuros préstamos del Banco Mundial (BM) a Argentina.

En su respuesta, el "premier" indicó que "ningún dinero de los contribuyentes británicos" irá a parar a Argentina y destacó que ahora lo importante es que los habitantes de las Malvinas puedan expresar su opinión.