Oscar Mollohuanca, alcalde de Espinar, provincia de la región Cusco, fue liberado el miércoles tras 11 días de cárcel luego de encabezar una violenta protesta contra la gigante minera Xstrata por supuesta contaminación en su pueblo.

Mollohuanca salió de una cárcel en la región costera de Ica adonde fue enviado por orden judicial acusado de atentar contra la seguridad pública.

"Mi excarcelación es la muestra de una orden injusta de prisión...me queda claro que el gobierno apoya a las empresas mineras y encarcela a las autoridades cuando ejercen su derecho a la protesta", dijo Mollohuanca a The Associated Press.

El juez Erasmo Coáguila había dispuesto el martes la excarcelación porque no halló motivos para un peligro de fuga, razón por la que otro magistrado había dictado una prisión preventiva contra el alcalde por cinco meses.

Mercedes Alcántara, abogada del alcalde, dijo a la AP que Mollohuanca continuará siendo investigado en libertad acusado por la fiscalía como instigador del supuesto delito de disturbios, que se castiga con hasta ocho años de prisión.

El alcalde pidió levantar el estado de emergencia que el gobierno impuso el 28 de mayo en Espinar y que restringe derechos constitucionales como el de reunión, libre tránsito, inviolabilidad de comunicaciones y de domicilio.

Xstrata tiene dos proyectos más en la provincia: Antapaccay en construcción y Coroccohuayco en exploración. Otros dos proyectos en exploración son Quechua, de la japonesa Pan Pacific Copper, y Suyckutambo de la colombiana Brexia Resources.

El conflicto con Xstrata, el cuarto productor mundial de cobre, se agudizó a fines de mayo con un choque de policías y campesinos que dejó dos civiles muertos, decenas de heridos, un fiscal retenido brevemente y su camioneta incendiada.