El espíritu guerrero de los paraguayos los llevó a enfrentar dos grandes guerras en los siglos XIX y XX contra sus países vecinos, pero la objeción de conciencia que reemplazó al servicio militar obligatorio tras la dictadura de Alfredo Stroessner ha dejado a los cuarteles militares cada vez más vacíos.

Ante la disminución de efectivos, las fuerzas armadas urgieron la autorización legislativa para la creación de un cuerpo de soldados profesionales que custodien las amplias fronteras con Argentina, Bolivia y Brasil.

El diputado opositor José López, del partido Unión Nacional de Ciudadanos Eticos, tercera fuerza en el Parlamento, explicó que la objeción de conciencia "prácticamente dejó vacíos varios cuarteles".

"Paraguay renunció a la guerra, según la constitución, pero no renunció a cuidar su territorio con fronteras sin control con nuestros vecinos. Formar a los soldados profesionales es un nuevo acto patriótico pero no significa que se tenga planeado invadir a los países vecinos, sino sólo vigilar la soberanía", añadió el legislador, presidente de la comisión de Defensa Nacional.

Martín Irún, director de la comisión, explicó a The Associated Press que "al ser derrocada la dictadura del general Alfredo Stroessner en 1989 había 31.000 efectivos militares en actividad. Posteriormente, con la vigencia de la objeción de conciencia por razones ideológicas o dogmáticas desde 1992 hasta la fecha, la cantidad de militares se redujo a 17.000".

El proyecto de ley para la creación de un cuerpo de soldados profesionales ya recibió media sanción de la Cámara de Diputados y aguarda la aprobación del Senado. La iniciativa contempla la contratación de 1.460 individuos de entre 19 y 26 años que recibirán un salario de 300 dólares mensuales en el primer año de servicio que se ajustará en los años siguientes.

El senador Juan Manuel Bóbeda adelantó que no existe rechazo al proyecto y estimó que en menos de un mes pasaría al Poder Ejecutivo para su promulgación.

La objeción de conciencia fue implementada por pedido de diferentes grupos de derechos humanos al comprobarse que los soldados eran utilizados en tareas fuera de los cuarteles, como actividades domésticas en las viviendas de los jefes militares.

La constitución vigente desde 1992 señala en su articulo 144 que el país "renuncia a la guerra pero sustenta el principio de la legítima defensa".

El coronel Luis González, vocero de las fuerzas armadas, dijo el miércoles en conferencia de prensa en el Congreso que "necesitamos que la ley se apruebe totalmente este año para que los soldados profesionales reciban como destino los fortines fronterizos".

El Ministerio de Economía estableció una suma aproximada a los seis millones de dólares para el cuerpo de soldados profesionales, pero si el Senado no aprueba el proyecto para agosto el dinero será dirigido a otras áreas.

Paraguay nunca fue una potencia económica ni militar pero aun así se involucró en dos guerras: de 1864 a 1870 contra la alianza de Argentina, Brasil y Uruguay de la que salió derrotado, y en la denominada Guerra del Chaco de 1932 a 1935 con Bolivia por la posesión del árido territorio del Chaco Boreal. Esta última contienda fue suspendida por mediación de los países vecinos y recién en 2009 en Buenos Aires los presidentes Fernando Lugo y Evo Morales firmaron el acuerdo definitivo de paz.