La Unión Europea va a "luchar" para que la conferencia Rio+20 logre "resultados ambiciosos, irreversibles y que tengan un impacto real", afirmó hoy el comisario europeo de Medio Ambiente, Janez Potocnik.

Potocnik compareció hoy en Bruselas para dar cuenta de las expectativas que tiene la UE para la Conferencia de la ONU sobre Desarrollo Sostenible Río+20 que se celebrará en Brasil entre los próximos días 20 y 22 de junio.

Los principales puntos de la cumbre serán cómo erradicar la pobreza, garantizar la seguridad alimentaria y conseguir una economía verde dentro de un desarrollo sostenible, explicó.

No obstante, Potocnik reconoció que las negociaciones serán duras, ya que "no hay suficiente progreso ni acuerdo alguno en el concepto de economía verde y su puesta en marcha y en el desarrollo sostenible dentro de los Objetivos del Milenio" de la ONU.

Potocnik destacó el papel clave que tendrá Brasil como país anfitrión: "Esperamos que Brasil tenga ambiciones importantes para conseguir compromisos concretos y firmes hasta el punto de ser irreversibles".

También restó importancia a la escasa presencia de líderes europeos en Rio+20, ya que "la UE hablará con una sola voz, clara y fuerte. Los Estados miembros saben que si compartimos el mismo mensaje tendremos más posibilidades de éxito".

El comisario confesó que para él un éxito ya sería la aceptación de un documento más o menos concreto con unas líneas generales o, al menos, un apoyo claro a la economía verde.

"La economía verde es una estrategia de supervivencia que va a cambiar nuestro modelo de crecimiento y de utilización de los recursos naturales con el fin de evitar que las próximas generaciones se queden sin comida ni trabajo", insistió.

También advirtió de la urgencia de lograr pactos ante la situación que afrontan las capas más desfavorecidas de la sociedad: "Serán los pobres quienes sufrirán más si continuamos con un crecimiento no sostenible ya que ellos dependen directamente de la tierra, del aire, del agua y de los océanos".

El comisario de Medio Ambiente describió también la necesidad de una nueva estructura de transporte para "rebajar la presión contra el medio ambiente", y recalcó que los países que aprovechen el capital natural de manera sostenible serán "los ganadores del mañana".

Sobre la importancia de la economía verde, Potocnik indicó que significaría la creación entre 15 y 60 millones puestos de trabajo en los próximos años en todo el mundo.

En relación con el sector privado, avanzó un acuerdo que se tomará en Rio+20: "Todas las empresas que coticen en bolsa tendrá que incluir la sostenibilidad en sus informes anuales y si no lo hacen deberán explicar por qué".

El comisario resumió la situación señalando que "no hay ninguna garantía de acuerdo, por lo que iremos con el espíritu de conseguir un acuerdo hasta el último minuto".