Las inversiones extranjeras directas en la UE aumentaron un 116,8 % en 2011 hasta 225.000 millones de euros, pese a la crisis de la deuda que ha socavado la confianza de los mercados, informó hoy la oficina estadística comunitaria Eurostat.

El fuerte repunte se produjo después de que las inversiones extranjeras directas en la UE registraran en 2010 una caída del 55,5 % al pasar de los 233.600 millones de euros que había obtenido en 2009 a 103.900 millones, lo que refleja que la confianza de los inversores se está recuperando.

La mitad de las inversiones del resto del mundo en la UE procedieron de EEUU en 2011 (114.800 millones de euros).

Suiza aportó 34.000 millones de euros, los centros financieros extraterritoriales (como Liechtenstein, Andorra, Gibraltar, Panamá, Islas Caimán) generaron 15.800 millones de euros en inversiones, Canadá invirtió 6.800 millones, Hong Kong 6.500 millones, Japón 5.400 millones y Brasil 4.700 millones.

En el lado opuesto, la UE también ha invertido más en el exterior, al pasar de un flujo de capital en el resto del mundo de 145.600 millones de euros en 2010 a 369.900 millones en 2011, lo que supone un incremento del 154 %.

Las inversiones directas en sus socios principales aumentaron en todos los casos con excepción de Rusia, donde la UE se deshizo de inversiones en 2011 por valor de 2.300 millones de euros frente a las aportaciones por 7.900 millones en 2010.

El año pasado los principales destinos de las inversiones directas de la UE en el exterior fueron EEUU (110.700 millones de euros), los centros financieros extraterritoriales (58.900 millones), Suiza (31.800 millones), Brasil (27.900 millones), China (17.500 millones), Canadá (12.400 millones) e India (12.000 millones).

Luxemburgo fue el mayor inversor de la UE en el extranjero, con 110.000 millones de euros, seguido del Reino Unido (89.000 millones), Alemania (34.000 millones), Francia (21.000 millones), España (19.000 millones) y Bélgica (16.000 millones).

Luxemburgo también fue el principal receptor de inversiones directas del exterior, atrayendo 85.600 millones de euros, por delante de Suecia (15.600 millones), España (15.200 millones), el Reino Unido (13.800 millones), Francia (12.100 millones) y Alemania (10.500 millones).

El peso de Luxemburgo en las inversiones extranjeras se debe principalmente a la importancia que tiene el Ducado por su actividad financiera intermediadora.

Durante 2011 la UE fue un inversor neto, haciendo más inversiones directas en el exterior que las que recibe.

El mayor inversor neto fue el Reino Unido (75.000 millones de euros), seguido de Luxemburgo (25.000 millones), Alemania (23.000 millones) y Francia (9.000 millones).