Los puertos del Caribe de Costa Rica, por donde transita el 80 % del comercio internacional del país, cumplieron hoy 24 horas paralizados por una huelga de los trabajadores encargados de su operación, sin que exista aún un mecanismo formal de negociación con el Gobierno.

Los cerca de 1.500 afiliados al sindicato de la estatal Junta de Administración y Desarrollo Portuario de la Vertiente Atlántica (Japdeva) se oponen a que la exclusividad de la carga y descarga de contenedores en el Caribe se otorgue a un nuevo puerto privado a cargo de la empresa holandesa APM Terminals.

El Gobierno firmó en agosto pasado un contrato de concesión por 30 años con dicha compañía para que construya un nuevo muelle con un valor de 990 millones de dólares, por el cual deberán entrar y salir todas las mercancías en el Caribe costarricense.

El portavoz del sindicato de Japdeva, José Luis Castillo, dijo hoy a Efe que los trabajadores no se oponen a la construcción del muelle privado, sino a que se le otorgue el monopolio sobre una actividad.

"Nosotros creemos en la competencia; que construyan los puertos que quieran, pero no podemos permitir que el país entregue un monopolio a través de un contrato, ni siquiera de una ley", explicó Castillo.

El líder sindical añadió que la concesión a APM Terminals, en los términos actuales, limita no solo la competencia en cuanto a servicio y tarifas, sino que le impide a las empresas decidir cuál muelle utilizar para sus negocios.

El contrato con la trasnacional ya recibió el refrendo de la Contraloría General y se espera que la primera fase esté en operaciones para 2016, cuando podrá atender barcos Post-Panamax, los de mayor capacidad, que a partir de 2014 podrán transitar por el Canal de Panamá.

Por su parte, el ministro costarricense de la Presidencia, Carlos Benavides, dijo hoy a medios locales que el Gobierno no se sentará a negociar con los huelguistas hasta que no depongan el movimiento en los muelles de Moín y Alemán.

Castillo reconoció que anoche hubo una conversación telefónica con Benavides en la que el sindicato planteó algunas alternativas y que hoy estarán a la espera de una respuesta oficial, pero aclaró que no levantarán la huelga.

Otros sindicatos de maestros y empleados del seguro social anunciaron hoy que respaldan las demandas de los trabajadores de Japdeva y convocaron a un paro para el próximo 26 de junio en el que harán también otras demandas de sus sectores.

Según Castillo, el movimiento también cuenta con el respaldo de empleados municipales de la provincia caribeña de Limón, donde se ubican los puertos.