La reina Isabel II reanudó hoy en las East Midlands la gira que realiza este año por el Reino Unido por su Jubileo de Diamantes, por primera vez sin la presencia de su esposo, el príncipe Felipe, que sigue convaleciente.

A la soberana, de 86 años, le acompañan en esta ocasión los duques de Cambridge, su nieto Guillermo y Catalina, que fueron recibidos con algarabía en Nottingham (centro de Inglaterra).

Vestida con un abrigo verde y pamela del mismo color, la reina llegó en el tren real a Nottingham, donde le esperaban los duques de Cambridge para acompañarla durante esta visita.

Los tres fueron recibidos por unas 20.000 personas, que portaban y agitaban banderas británicas, al llegar a la llamada plaza del Viejo Mercado, en el centro de la ciudad.

Catalina, que acaparó la atención de la multitud, llevaba un abrigo azul y un adorno en el pelo a juego.

La reina y los duques fueron agasajados después en el ayuntamiento de Nottingham con una recepción a la que asistieron importantes personalidades de los condados de Nottinghamshire y Derbyshire, en el centro inglés.

Estaba previsto que a este viaje acudiera el duque de Edimburgo, pero ha tenido que cancelar su presencia porque aún se recupera de una infección de vejiga que sufrió hace diez días y por la que tuvo que ser hospitalizado.

El marido de Isabel II ingresó en el hospital Edward VII de Londres al día siguiente de participar, el 3 de junio, en el desfile de barcos por el río Támesis como parte de los festejos nacionales por los 60 años del reinado de la soberana.