El presidente de El Salvador, Mauricio Funes, instó hoy a los poderes Legislativo y Judicial a superar el conflicto por la declaración de inconstitucionalidad de la elección de 20 magistrados de la Corte Suprema de Justicia (CSJ).

Funes exhortó "a la Asamblea Legislativa y a la CSJ a encontrar una solución rápida al conflicto entre ambos órganos, y ofreció su ayuda para facilitar un entendimiento", señaló la Casa Presidencial en un comunicado.

"Yo aspiraría a que este conflicto se resuelva, porque solución tiene", apuntó el mandatario después de inaugurar un proyecto de agua potable en el cantón La Laguneta, departamento de La Paz (centro), según la nota.

La Sala de lo Constitucional de la CSJ anuló el pasado día 5 las elecciones de cinco magistrados del máximo tribunal y sus respectivos suplentes hechas en 2006 y el 24 de abril pasado por la Asamblea Legislativa, porque una misma legislatura no puede elegir jueces en dos ocasiones.

Tanto en 2006 como en abril pasado los magistrados fueron elegidos por las legislaturas salientes, que ya habían cumplido el proceso en una ocasión.

La Constitución salvadoreña establece que cada tres años debe renovarse un tercio de la CSJ, integrada por 15 magistrados propietarios y sus suplentes, que cumplen así períodos escalonados de nueve años, pero no fija en qué legislatura debe ser la elección.

La Sala ordenó que la Asamblea Legislativa elija de nuevo a los magistrados, pero el Parlamento no ha fijado todavía una posición oficial con respecto a las sentencias, que han generado polémicas entre diputados y diversos sectores políticos.

Funes comentó que, tal y como han opinado algunos diputados, el caso podría ser llevado a la Corte Centroamericana de Justicia, con sede en Managua, pero aclaró que se debe esperar la decisión que tome la Asamblea Legislativa.

"Ya la Asamblea parece ser que se ha inclinado por una vía y como que mayoritariamente va a acudir a la Corte Centroamericana de Justicia para que ahí, según los entendidos en la materia, sea la Corte la que intervenga admitiendo la demanda y suspendiendo el acto reclamado", refirió.

"Pero ese es un camino que la Asamblea deberá decidir si lo toma o no", puntualizó.

Sobre su posible intervención en el conflicto, Funes dijo que "el Ejecutivo lo que puede hacer es en todo caso interponer sus buenos oficios para que se llegue a un entendimiento entre ambos órganos del Estado".

Advirtió que, "en la medida en que se mantiene este conflicto, esto no favorece la imagen internacional del país".

La Sala de lo Constitucional ordenó que el Parlamento elija de nuevo en junio a los magistrados que designó en abril, porque deben asumir el 1 de julio para el período 2012-2021.

Por su parte, los magistrados elegidos en 2006, con mandato hasta 2015, continuarán en sus cargos hasta que la Asamblea haga una nueva elección, sin que ello afecte sus actos y decisiones.

La Sala también tiene pendiente resolver sobre recursos de inconstitucionalidad contra la elección del fiscal general, Astor Escalante, hecha también el 24 de abril por el Parlamento con varios meses de adelanto, pues debe asumir el 18 de septiembre próximo.

Además, está pendiente el fallo sobre el nombramiento, por parte de Funes, de los militares David Munguía Payés y Francisco Salinas como ministro de Seguridad y director de la Policía, respectivamente.