La FAO advirtió hoy de que pese a que sus previsiones ofrecen un panorama general positivo para la producción de cereales a nivel mundial, existen países en la región del Sahel y en Oriente Medio que deberán hacer frente a graves desafíos para la seguridad alimentaria.

Estas son las conclusiones del informe "Perspectivas de Cosechas y Situación Alimentaria", presentado hoy en la sede de Roma de FAO, la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación.

El estudio, según informó la FAO en un comunicado, prevé un aumento récord del 3,2 por ciento en la producción mundial de cereales en 2012, alcanzando un total de cerca de 2.419 millones de toneladas, debido principalmente a la excelente cosecha de maíz en Estados Unidos.

Sin embargo, esta agencia de Naciones Unidas destaca que, pese a las tendencias mundiales positivas, los países de la región del Sahel siguen haciendo frente a graves desafíos para la seguridad alimentaria debido a los elevados precios de los alimentos a nivel local y los conflictos internos.

El informe señala que África occidental sigue haciendo frente a "la creciente inseguridad alimentaria y desnutrición en varios países", debido a una fuerte caída en la producción de cereales y pastos en 2011, combinada con precios elevados de los alimentos a nivel local y los conflictos intestinos.

Según la FAO, la intensificación del conflicto en Malí, el desplazamiento resultante de población hacia los países vecinos, y los brotes de langosta del desierto que se desplazan hacia el sur desde el norte de África, se consideran amenazas adicionales para la producción agrícola del Sahel en 2012, especialmente en Níger, Malí y Chad.

Esta agencia de Naciones Unidas señala además que, en lo que se refiere al norte de África, se prevé que Marruecos experimente fuertes caídas en la producción tras las "erráticas e insuficientes" lluvias, mientras que en el resto de la región se esperan cosechas superiores a la media.

Además de los países de la región del Sahel, el estudio elaborado por la FAO indica que Siria y Yemen también están entre los Estados que experimentan niveles en alza de inseguridad alimentaria.

"La situación en Yemen y Siria nos recuerda que existe un vínculo evidente entre la seguridad alimentaria y la paz, aseguró el director general de la FAO, José Graziano da Silva.

El máximo responsable de la FAO hizo hincapié en que en esos dos países "la causa de la inseguridad alimentaria son los conflictos internos", aunque recordó que existen casos en que "ocurre a la inversa".

"En todo el mundo asistimos a una sucesión de crisis provocadas -en todo o en parte- por la falta de alimentos o los litigios por los recursos naturales, en especial la tierra y el agua", agregó.