El Secretario de Defensa, Leon Panetta, advirtió hoy del "desastre" que supondrían los recortes automáticos al presupuesto del Pentágono si el Congreso no se pone de acuerdo en una nueva estrategia de equilibrio fiscal.

En una comparecencia en el Senado, Panetta y el jefe del Estado Mayor Conjunto, Martin Dempsey, urgieron a los legisladores a ponerse de acuerdo para que no se ejecuten los recorte de unos 500.000 millones de dólares en los próximos 10 años, que se sumarían a los 492.000 millones de dólares de reducción presupuestaria acordados entre demócratas y republicanos.

El Pentágono se enfrenta a un recorte de hasta el 20 por ciento en sistema de armamento, entrenamiento o equipamiento, algo que Panetta calificó de "desastre", que se esperaba que obligara al Congreso a actuar para acordar medidas contra el déficit.

El año pasado, en un acuerdo para que los republicanos aceptaran un incremento del techo de la deuda pública nacional, se previeron recortes automáticos en los gastos del Gobierno en el caso de que las negociaciones bipartidistas sobre el déficit fracasaran, como ocurrió.

Dempsey recordó que los recortes en el primer presupuesto de Defensa del mundo significarán para las Fuerzas Armadas menos tropas y la posible cancelación de proyectos de armamento e interrupciones en operaciones en todo el mundo.

"No podemos decir con precisión cómo de profundos serán los daños, pero está claro que los recortes automáticos ponen en riesgo de mermar nuestras fuerzas y reducir las opciones militares disponibles para el país", alertó Dempsey.

"Pasaremos de ser incuestionables en nuestro poder en todas partes a ser menos visibles a nivel global y ser menos superiores a nuestros adversarios", indicó Dempsey, quien recordó que esto puede traducirse en una mayor probabilidad de conflictos en el mundo.

Panetta aseguró que los recortes obligarían al Pentágono a reducir los fondos para la guerra en Afganistán y provocarían despidos en los contratos externos con las Fuerzas Armadas, lo que puede tener un impacto a nivel nacional con un aumento del desempleo estimado en un uno por ciento.