El Ejército israelí ha cesado a uno de sus oficiales por abrir fuego contra un grupo de manifestantes palestinos en circunstancias en la que ni su vida ni la de sus hombres corrían peligro, informan hoy medios locales.

La decisión, que estará vigente hasta que las autoridades judiciales castrenses terminen la investigación y decidan el siguiente paso, sigue a la publicación por internet de un vídeo en el que se ve al militar abrir fuego en dirección a los manifestantes.

"Después de haber recibido el vídeo, el Ejército ha abierto una investigación y de la revisión preliminar se desprende que abrió fuego", dice un comunicado militar sobre el caso del que da cuenta el diario Israel Hayom.

Los hechos ocurrieron hace diez días en la aldea de Nebi Salah, donde palestinos y colonos judíos del vecino asentamiento de Nevé Tzuf mantienen desde hace un año una disputa por la propiedad de unos terrenos.

Para protegerse de denuncias por parte de los colonos, los palestinos suelen documentar en vídeo los enfrentamientos, y en uno de ellos, la semana pasada, aparecía el oficial abriendo fuego de forma injustificada.

El diario Yediot Aharonot agrega que el militar no informó a sus superiores del suceso, como exigen las normas del Ejército cuando alguno de sus hombres usa el arma reglamentaria.

El caso en Nebi Salah se suma al de otro alto oficial, cesado hace dos meses, que golpeó en la cara con su fusil a un activista del Movimiento Internacional de Solidaridad.