Colo Colo deberá jugar a puerta cerrada el domingo cuando enfrente a Universidad de Chile por las semifinales del torneo Apertura al confirmarse la sanción que le aplicaron las autoridades del fútbol chileno por desmanes de sus hinchas.

El club había apelado el castigo que le aplicó el tribunal de disciplina de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional de dos partidos sin público y otros dos sólo con la asistencia de socios y abonados.

La noche del martes el tribunal resolvió la apelación y dictaminó en definitiva que "el primer partido se jugará a puertas cerradas y los otros tres sólo con accionistas y socios visitantes", según informó el presidente del tribunal, Juan Aguad.

La sanción le fue aplicada a Colo Colo después que sus hinchas lanzaron bombas de ruido a la cancha durante el partido que disputó contra Audax Italiano por la primera fase del torneo Apertura. El árbitro interrumpió el partido hasta que la policía expulsó del estadio a los hinchas.

La dura sanción es parte de la política del gobierno de cero tolerancia contra las barras bravas. Universidad de Chile había sido castigada con un partido a puertas cerradas luego que uno de sus partidarios lanzara una bengala, pero esta es la primera vez que se dispone una sanción tan severa.

El partido de ida de la semifinal se jugará en el estadio Monumental de Colo Colo. El club ya había empezado a vender los boletos, los que ahora tendrá que devolver. Sólo ingresarán al estadio los funcionarios y periodistas.