El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, indicó hoy que su país está desarrollando una fábrica de pólvora y de aviones no tripulados, sin "planes para agredir a nadie", pero con el objetivo de defender la independencia nacional y de convertir a Venezuela en un "país potencia".

"Ayer salió en prensa internacional (...) que si en Nueva York hay una investigación porque en Venezuela hay una fábrica de pólvora. Claro que estamos montando una fabrica de pólvora, ¿Y qué tiene que ver con eso? Y una fábrica de aviones no tripulados, claro que los estamos haciendo y tenemos derecho", dijo Chávez en un acto con el mando militar transmitido en cadena de radio y televisión.

"No lo tendríamos en verdad si fuéramos una colonia, pero somos un país libre e independiente. Aquí mandamos los venezolanos, no manda el imperio ni los lacayos, los peleles, los pitiyanquis de aquí", agregó Chávez, en su primer acto desde que el pasado lunes formalizó su candidatura presidencial para los comicios de octubre.

Vestido con su uniforme militar, Chávez destacó la "importancia" que tiene para Venezuela el desarrollo de proyectos para el "poderío defensivo de la nación" que, aseguró, desarrolla "en cooperación" con Rusia, China, Irán "y otros países aliados".

El gobernante dio un pase televisivo hasta la base aérea en la ciudad de Maracay (centro) para mostrar el avión no tripulado y mostrar fusiles y granadas de fabricación nacional.

El presidente de la Compañía Anónima Venezolana de Industrias Militares (Cavim), Julio Morales Prieto, indicó que el sistema del avión no tripulado de vigilancia es el segundo mejor de Suramérica y servirá "exclusivamente para la defensa de la nación" y para tareas de reconocimiento del territorio.

"Es para la defensa de nuestro país", corroboró Chávez, quien aseguró que este es un proyecto de tecnología de punta en el cual su Gobierno ha puesto "el alma desde hace varios años".

"Ahora, que Estados Unidos diga que Venezuela hay que vigilarla porque está haciendo, no pierdan su tiempo. Es posible, es probable, que dentro de poco salga que esos aviones tienen una bomba atómica en la punta", ironizó el gobernante.

Chávez aseguró que su país no tiene "planes para agredir a nadie", pero advirtió: "que nadie se vaya a equivocar con nosotros".

"Estamos obligados a defender con nuestra vida la independencia de nuestro país, con nuestra vida", enfatizó.

Y apuntó: "Hay países de América Latina y el Caribe que ya están interesados en algunos de estos equipos, porque ellos también necesitan para su defensa y no tienen cómo producirlos".

El presidente, de 57 años y en el poder desde 1999, explicó que con este tipo de acciones está dando "pasos muy firmes" en dirección a ese "gran objetivo, uno de los grandes objetivos históricos" que ha propuesto al país, de convertir a Venezuela en una "potencia".

El mandatario destacó que Venezuela fue una potencia durante la Independencia de América en el siglo XIX al subrayar el papel del ejército del Libertador Simón Bolívar y remarcó su objetivo de retomar el papel protagónico de su país en la historia.

El próximo 7 de octubre, Chávez espera conseguir una tercera reelección consecutiva en las urnas, donde se enfrentará al candidato único opositor, Henrique Capriles, abogado de 39 años.