El Gobierno búlgaro aprobó hoy la retirada de sus tropas de la operación internacional de estabilización de Afganistán (ISAF) y sus sustitución por un equipo de asesores militares, según anunció en un comunicado.

Aunque no se ha precisado aún la fecha en la que los 500 soldados del contingente búlgaro abandonaran el país asiático, el Consejo de Ministros aprobó enviar a partir del 1 de septiembre un equipo de 80 asesores para ayudar a formar a soldados del Ejército de Afganistán.

La retirada de las tropas está conforme con lo decidido ya el año pasado por Sofía y con la estrategia de la OTAN de ayuda y soporte al Gobierno de Afganistán en el proceso de transición y entrega a las autoridades afganas de las responsabilidades en materia de seguridad.

Un equipo de diez médicos del Ejército búlgaro trabajan junto con colegas españoles en el hospital de la Base de Apoyo Avanzado en Herat.