La ONU inauguró hoy en Río de Janeiro una exposición interactiva en la que se invita al visitante a expresar sus deseos para un futuro mejor, en el marco de la Conferencia de la Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible Río+20.

La muestra, que ocupa una sala del Museo de Arte Moderno (MAM), se enmarca en una campaña de la ONU llamada "El futuro que queremos", que ha sido lanzada de forma paralela a la Río+20, conferencia internacional que discutirá el desarrollo sostenible en esta ciudad brasileña los próximos días 20, 21 y 22.

El director del Centro de Información de Naciones Unidas para Brasil, Giancarlo Summa, afirmó en la inauguración que la intención de la ONU es dar continuidad a la campaña después de la Río+20, puesto que ésta "es una conferencia de salida" que va a proponer principios que deberán ser desarrollados en el futuro.

Summa puntualizó que en el centro de convenciones Riocentro, sede de la Río+20, "solo habrá delegados" gubernamentales de cerca de 180 países, mientras que la cuestión del desarrollo sostenible "es mucho más amplia y necesita de la implicación de las personas".

La exposición recoge mensajes en quince idiomas, fotografías y vídeos seleccionados entre las miles de contribuciones que han sido realizadas en la web de la campaña de la ONU.

Dos monitores muestran dibujos realizados por 200 niños brasileños y 50 japoneses, de edades entre 8 y 12 años, sobre sus deseos para un futuro sostenible.

El representante de la ONU aseguró que la visión de los niños de los dos países es "muy parecida" y lamentó que normalmente "es más difícil llegar a un consenso entre los adultos".

La parte más interactiva de la muestra es un mural en el que aparecen ideas negativas sobre temas como alimentos, energía, océanos, desastres naturales, empleo, agua y ciudades, sobre los que se pueden escribir propuestas.

El visitante tiene que accionar una ruleta de la fortuna luminosa para elegir el tema sobre el que opinar, para después escribir sus anhelos en pegatinas de colores con forma de bombilla que se pegan en el mural cubriendo las ideas negativas.

Al inaugurar la ruleta, a Summa le tocó opinar sobre energía y expresó su deseo de que las energías renovables se expandan y permitan reducir las emisiones de dióxido de carbono.

El cónsul japonés en Río de Janeiro, Masaru Watanabe, que también participó en el acto, colocó un adhesivo en su idioma sobre la palabra "tsunami" en el que escribió: "haremos todo lo posible para la prevención de desastres naturales, basándonos en nuestra experiencia".

En la muestra también se exhiben 30 vídeos publicitarios escogidos de la campaña de la ONU "Gota a gota", un concurso realizado en 45 países europeos para incentivar el ahorro de agua.

La exposición cuenta además con una serie de fotografías de brasileños anónimos y famosos que apoyan la campaña, como la modelo Gisele Bündchen, el exfutbolista Ronaldo, el escritor Paulo Coelho o el arquitecto Oscar Niemeyer.