Un tribunal australiano determinó hoy que un dingo o perro salvaje fue responsable de la desaparición y muerte de la bebé Azaria Chamberlain en 1980, con lo que se cierra un largo drama que fue llevado al cine.

La juez Elizabeth Morris dijo que Azaria murió en el Parque Nacional Uluru, en el centro de Australia, "el 17 de agosto de 1980 al ser atacada y robada por un dingo" y enfatizó que las evidencias sobre la muerte de Azaria eran "adecuadamente claras, contundentes, exactas y excluyen cualquier otra posible razón".

En este famoso caso, reabierto por cuarta vez en febrero pasado, los padres de la bebé buscaban cambiar los datos del certificado de defunción de Azaria para hacer constar que la criatura murió por el ataque de un dingo, y no por causa desconocida.

Ante una sala repleta en el estado del Territorio Norte, en la que estuvieron presentes los padres de Azaria, Lindy Chamberlain-Creighton y su exesposo Michael Chamberlain, la juez indicó hoy que el certificado de defunción será modificado y visiblemente emocionada, manifestó que "el tiempo no cambiará el dolor y la tristeza".

Y es que la muerte de Azaria, cuando tenía nueve semanas, motivó un proceso judicial en el que Lindy Chamberlain llegó a ser acusada de asesinato y sentenciada a cadena perpetua en 1982, mientras que el padre fue condenado a 18 meses de prisión por complicidad tras los hechos, aunque la pena fue suspendida después.

En 1987, la pareja fue exonerada de los cargos por una Comisión Real y posteriormente sus sentencias fueron anuladas, mientras la última investigación realizada en 1995 dejó abierto el veredicto.

La madre de la niña siempre mantuvo la versión de que la noche de autos vio un dingo saliendo de su tienda de campaña.

El caso acaparó la atención de la prensa local e internacional y del público en general que especulaba sobre la muerte de Azaria, que en hebreo significa "Bendita por Dios".

La tragedia inspiró el filme "A cry in the dark" (Un grito en la oscuridad), protagonizada por Meryl Streep y Sam Neill, basada en el libro Evil Angels (Ángeles demoníacos) de John Bryson, la miniserie "Through My Eyes" (A través de mis ojos) y la ópera "Lindy", entre otros.