Un informe judicial entregado al Supremo paquistaní afirma que el exembajador en EEUU, Hussain Haqqani, es autor de un polémico informe que desacredita al Ejército y alerta de un posible golpe militar, informaron hoy medios locales.

El informe de la comisión judicial fue librado al Tribunal ayer y en él se vierten duran acusaciones de deslealtad a Haqqani y se le vincula con el intento de convencer a las autoridades de Washington de que debía apoyar al Gobierno civil contra un intento golpista.

"Olvidó que era embajador de Pakistán", dice el informe según el diario Dawn, que también detalla que el reporte afirma que el diplomático violó la Constitución paquistaní.

El informe supuestamente escrito por Haqqani trataba de alertar a los responsables militares de EEUU sobre un posible golpe de Estado militar en Pakistán tras la operación que mató a Osama bin Laden cerca de Islamabad en mayo de 2011.

El Tribunal Supremo ha postergado las vistas del caso dos semanas y ha ordenado al exembajador, actualmente en EEUU, que vuelva de inmediato a Pakistán para estar a disposición de los tribunales.

Haqqani replicó hoy al informe judicial mediante su cuenta de Twitter y acusó al Tribunal de usar su caso para desviar la atención "de otras cosas vergonzosas", en referencia a un caso de corrupción que involucra al hijo del presidente del Supremo, Iftikhar Chaudry.

"Aquellos que apoyaron a dictadores militares y les permitieron reformar la Constitución no pueden juzgar mi patriotismo ni el de nadie", sentenció el exembajador en uno de sus "tuits".

Tanto Haqqani como su abogada, Asma Jahangir, lamentaron que los autores del informe no hayan recabado la versión del acusado y recordaron que este texto preliminar no es ninguna sentencia condenatoria.

El caso contra Haqqani, llamado "memogate" por los medios paquistaníes, estalló el pasado noviembre cuando el empresario estadounidense-paquistaní Mansur Ijaz aseguró que el exembajador le pidió ayuda para trasladar a Estados Unidos un documento secreto.

El incidente ha exacerbado la tensión entre el poder civil y militar, que se han lanzado críticas en público. EFE