El tránsito por algunas de las principales vías de Costa Rica colapsó hoy debido a una protesta de taxistas llamados "porteadores", que se quejan de la tardanza del Gobierno en la entrega de permisos especiales para su operación.

Desde las primeras horas del día, grupos de porteadores iniciaron caravanas de tránsito lento por diversas vías del país, lo cual ocasionó problemas de tráfico en muchos sectores, especialmente en San José y sus alrededores, según confirmó la Policía de Tránsito.

El objetivo de los taxistas es reunirse frente a la Casa Presidencial y reclamar todos juntos al Gobierno por incumplir los acuerdos a lo que se había llegado meses atrás, luego de una serie de protestas como las de hoy.

La Cámara Costarricense de Porteadores aseguró en un comunicado que sus afiliados "han sido víctimas", de un proceso de calificación de requisitos para obtener los permisos de trabajo que ha sido "espurio, parcializado y malintencionado".

Los porteadores se quejan por la tardanza para la entrega de los permisos para operar en una modalidad especial de servicio de taxi y aseguran que se han entregado menos permisos de los prometidos.

El director del Consejo de Transporte Público, Mario Badilla, explicó a la prensa local que se recibieron poco menos de 5.000 solicitudes de permisos y que se han revisado los requisitos de cada caso, por lo que no todas las peticiones fueron aprobadas.

El sector de los porteadores ha tenido enfrentamientos con los taxistas formales debido a que estos aseguran que ese tipo de servicio es exclusivo de los taxistas inscritos.

Para solucionar el conflicto, el Gobierno negoció meses atrás entregar una serie de permisos especiales para los porteadores y que estos se comprometieran a no recoger personas en la calle, sino solo a quienes los llamen por teléfono desde su casa, pues se acordó que tomar servicios en la vía pública es potestad exclusiva los taxistas formales.